El número dos de la red “Gurtel” critica a Ruz por desmembrar la causa que instruye para juzgarle

20 marzo 2014 página 29 MADRID, 19/03/2014.- El presunto número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo (d), acompañado de su abogado, Miguel Durán, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar ante el juez Pablo Ruz, q
|

El exdirigente del PPdeG Pablo Crespo, considerado número dos de la red Gurtel, criticó al instructor Pablo Ruz por “cambiar las reglas del juego a mitad del partido” al abrir el pasado 29 de julio una pieza separada con 45 imputados para su enjuiciamiento por hechos de la primera época de la trama (de 1999 a 2005).
En el recurso contra la apertura de esa pieza separada, el abogado de Crespo, Miguel Durán, califica ese auto del juez, de “artificioso, inmotivado y lesivo” para su defendido, que fue secretario de Organización del PP gallego entre 1996 y 1999.
Según el letrado, es artificioso porque el argumento temporal esgrimido para abrir esa pieza separada (enjuiciamiento de la primera época de la trama “Gurtel”) podía “haber sido cualquier otro” y es “inmotivado” porque no se explica el “criterio claramente diferenciador” del “razonamiento mental seguido para su establecimiento”.
Por último, lo considera lesivo para los intereses de Crespo porque, “o bien le sitúa en un escenario de diversos enjuiciamientos en el que puedan producirse sentencias que condicionen las posteriores, o bien se pueden producir resoluciones abiertamente contradictorias”.
Para Durán, esta posibilidad es la que produce la ruptura de la continencia, porque si bien sería posible que algunos imputados vieran finalizada su “peripecia” judicial con el enjuiciamiento separado que se pretende, “otros serían sometidos a nuevo enjuiciamiento por hechos íntimamente conectados con los de esta nueva pieza separada y aun por otros más que serían prolongación de los ya enjuiciados”.
Critica que hasta ahora no se apreciase “ninguna causa de divisibilidad” e insiste en que el auto recurrido no especifica ningún “elemento” que permita un enjuiciamiento diferenciable entre los hechos acaecidos entre 1999 y 2005, de un lado y los sucedidos con posterioridad.

dilaciones
En cuanto a las dilaciones en la causa, que se acerca ya a los seis años de instrucción, “y cuya existencia subyace en el razonamiento que se utiliza para propiciar la formación de esta pieza separada”, Durán recuerda que en ningún caso pueden ser imputadas a su defendido y perjudicarle por tanto doblemente, cuando ya se ha visto suficientemente perjudicado por los tres años que pasó en prisión preventiva.
“Cambiar las reglas a mitad del partido no parece que tenga mucho que ver con el respeto ni al Derecho de defensa ni a tener un proceso con garantías”.

El número dos de la red “Gurtel” critica a Ruz por desmembrar la causa que instruye para juzgarle