Dos explosiones cerca de un estadio de fútbol dejan al menos 13 muertos en Estambul

Un policía herido yace en una camilla cerca de la zona donde se produjo el atentado REUTERS/Murad Sezer
|

Al menos 13 personas murieron y 40 resultaron heridas ayer por dos explosiones registradas cerca del estadio Vodafone Arena del club de fútbol Besiktas en Estambul (Turquía) en lo que, según las autoridades, se trataría de un atentado terrorista contra las fuerzas antidisturbios que en ese momento rodeaban las instalaciones al término de un encuentro del equipo local.
Dos horas después de las explosiones, las fuerzas de seguridad turcas realizaron la detonación controlada de un paquete sospechoso también localizado en las inmediaciones. Algunos medios de comunicación informaron de que las explosiones iniciales prosiguieron con un tiroteo cerca del lugar.
La explosión habría tenido lugar al término del encuentro que enfrentaba al equipo local contra el Bursasport. Las imágenes de la televisión turca exhibían varias columnas de humo, con algunos focos de llamas, cerca de las instalaciones.
Por otro lado, el Gobierno francés acordó ayer una nueva prórroga del estado de emergencia declarado tras los atentados perpetrados por células yihadistas el 13 de noviembre de 2015 en París, según informó el primer ministro, Bernard Cazeneuve.
El Consejo de Ministros decidió mantener el estado de emergencia al menos hasta el 15 de julio para cubrir el proceso electoral que comenzará en primavera. “La persistencia de la amenaza terrorista hace que esta prórroga sea indispensable”, anunció Cazeneuve, antiguo ministro de Interior y que esta semana ha asumido las riendas del Gabinete francés tras la dimisión de Manuel Valls para lanzar su candidatura presidencial.
La última extensión del estado de emergencia alcanzaba hasta el próximo enero, pero la salida de Valls ha obligado a revisarla antes de lo previsto. Se trata de la cuarta prórroga.
El estado de emergencia ha generado cierta división en las filas socialistas. Algunos diputados argumentan que se ha demostrado ineficaz para prevenir nuevos atentados pese a la merma de derechos y libertades que implica.

Dos explosiones cerca de un estadio de fútbol dejan al menos 13 muertos en Estambul