Feáns y A Zapateira albergan la mayor parte de las parcelas con peligro de incendio que están sin desbrozar

Uno de los terrenos que aún permanecen sin desbrozar en A Zapateira | pedro puig
|

Aunque por el momento, el verano no está siendo demasiado caluroso, pronto llegará septiembre, que es la época en la que se disparada el riesgo de incendios forestales. Según fuentes municipales, la mayor parte de las parcelas que todavía no han sido desbrozadas se concentran en el monte de A Zapateira y el cercano valle de Feáns. 
Se trata de un problema recurrente, puesto que siempre existen dueños de terrenos que desatienden su obligación de mantenerlos cuidados. Este año, el Ayuntamiento recordó por escrito a 290 propietarios de parcelas su obligación de retirar cualquier maleza que sea susceptible de alimentar un incendio, sobre todo cuando se trata de especies que arden especialmente bien, como pueden ser eucaliptos, pinos o acacias. Solo el 67% cumplieron, lo que la concejala de Medio Ambiente, María García, considera un buen dato. Para los que persisten en no hacerlo, la normativa autonómica estipula multas de entre mil y diez mil euros: “Foron requerimentos de roce da biomasa próximamente que non se dera por aludido e continúe a tramitación do expediente por la vía da multa”. 
Presión en aumento 
“A presións vaise incrementando”, aseguró la concejala de Medio Ambiente, que considera que cada vez hay más propietarios que motu proprio desbrozan sus parcelas y atienden a los requerimientos del municipio. El problema surge cuando se ignora de quién es el terreno en cuestión. Es el caso de veinte de esas 290 parcelas notificadas, para las que el requerimiento se hará a través del Boletín Oficial del Estado (BOE). 
Las notificaciones se escogieron según las indicaciones del servicio de extinción de incendios, pero los que no la hayan recibido no están exentos de cumplir la normativa que existe que se desbrocen todas las fincas que estén a menos de 50 metros de cualquier edificación. 
Un solo incendio importante 
Por el momento, el único incendio forestal de importancia registrado durante este verano tuvo lugar el 15 de julio.  Los bomberos tuvieron que acudir hasta en dos ocasiones para apagar un fuego que se había declarado en un vertedero incontrolado en Bens, en las inmediaciones de la chatarrería Mata, según informaron desde el parque de A Grela. Aunque en un principio no parecía un incendio importante, su extinción obligó a los bomberos a emplear 12.000 litros de agua para apagarlo. En total, ardieron 400 metros cuadrados de terreno, casi todo monte bajo con algunos árboles.
Irónicamente, el origen del fuego se debía a unas tareas de limpieza. .Según el dueño de la finca, Joaquín Quintela, el fuego lo habría producido él mismo al tratar de limpiar la basura que habían arrojado en ella. Cuando se fue, pensó que no prendería, pero a las once se dio la alarma y los bomberos acudieron, precedidos de un coche patrulla del 092. 
Bens, A Zapateira y Feáns, albergan las mayores masas forestales del municipio, pero fue en Bens donde tuvo lugar el mayor incendio forestal de los últimos años, que se parece en algunos aspectos al que se produjo ayer. Fue en agosto de 2015: las llamas aparecieron de madrugada y también se localizaron en los alrededores de la chatarrería Mata. Pero la superficie quemada fue mucho mayor. Se calcula que el fuego consumió veinte hectáreas y llegó a los alrededores del poblado de Bens antes de ser sofocado por los bomberos municipales y brigadas forestales. l

Feáns y A Zapateira albergan la mayor parte de las parcelas con peligro de incendio que están sin desbrozar