Arteixo prevé regularizar el trabajo de diez discapacitados en Monticaño

|

La Asociación Pro Enfermos Mentales, APEM, realiza una labor de integración en Arteixo que se traduce en la contratación de una decena de discapacitados, que se encargan del mantenimiento de Monticaño. A pesar de que llevan años ejecutando estos trabajos, se encuentran en una situación irregular que el Ayuntamiento espera solucionar “en breve”.

El alcalde, Carlos Calvelo, acusaba en agosto de 2011 al bipartito de haber contratado de forma irregular estas tareas. Desde PSOE y TeGa señalaban que el contrato en cuestión venía de la época de Manuel Pose y que se realizó a través de una subvención de la Xunta. El problema habría llegado cuando se retiró la aportación autonómica.

La Asociación Pro Enfermos Mentales se encarga de mantener el parque

Desde entonces, el mandatario matiza que se ha estado buscando una solución. Desde el gobierno local esperan que la situación se regularice en las próximas semanas y enfatizan la importante labor “terapéutica” que realice APEM en Arteixo.

A mayores de los miembros de la asociación, el parque de Monticaño es responsabilidad de los operarios municipales, que, en un principio, continuarán con estas labores ya que no se espera que de manera inmediata se adjudiquen estas funciones a una empresa.

 

Restaurante

Este entorno natural de la parroquia de Pastoriza cuenta con un restaurante y una cafetería que llevan más de un año cerradas.

La concesión de los últimos dueños concluyó en 2011 y el gobierno local les mostró su intención de no proceder a una prórroga de un contrato que se rubricó en 2003.

La intención municipal era proceder a la reparación de una serie de desperfectos que se habían detectado en el salón del restaurante y que provocaba humedades. Sin embargo, una vez que los técnicos comenzaron a revisar en profundidad las instalaciones, descubrieron que los daños eran más importantes de lo previsto.

Por este motivo, indican que van a tener que realizar un proyecto para reparar todo el tejado del restaurante. Exponen que estas filtraciones podían incluso a suponer un peligro de seguridad. Así, hasta que redacten el proyecto y reparen las deficiencias detectadas, el Ayuntamiento no sacará a concurso su gestión.

Por último, desde el gobierno local explican que el plan especial por el que instalarán el centro de interpretación del castro de Cociñadoiro en Monticaño, se tramitará “en paralelo” al plan urbanístico.

Arteixo prevé regularizar el trabajo de diez discapacitados en Monticaño