El comercio denuncia que el Ayuntamiento ha ignorado su proyecto para las luces de Navidad

Los operarios colocaron en propiedades privadas algunos adornos quintana
|

La instalación de las luces de Navidad sigue en el centro de la polémica dado que los últimos arcos terminaron de colocarse entre el domingo y el lunes. Tras una reunión conjunta de la mayoría de las asociaciones de comerciantes de la ciudad, la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) acusó al Ayuntamiento de manipulación por haberles hecho trabajar en un proyecto de colocación de la ornamentación que no ha llegado a cumplirse. Además, la colocación a última hora y de madrugada ha causado malestar entre algunos vecinos que se han topado con los cableados colgados de sus propiedades sin permiso.
Una reunión en la que tenía que fraguarse el proyecto alternativo del comercio a los presupuestos municipales de 2017 dio la posibilidad de que las 17 entidades agrupadas en la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) pusieran en común sus análisis sobre el seguimiento del Gobierno local y de la empresa concesionaria del servicio de su propuesta lumínica para estas navidades. “Hemos visto que no se han cumplido para nada las propuestas de los comerciantes”, reveló la presidenta de la FUCC, Mariló Fernández.
Después de que los últimos arcos se colocasen una semana después del encendido oficial, la representante aseguró que el colectivo “se siente manipulado” porque le hicieron trabajar hasta la madrugada en una propuesta alternativa que no se ha plasmado en las calles.
“El comercio no ha sido escuchado y con los 100 arcos a mayores que habían anunciado ha ocurrido lo contrario”, resaltó, pues según sostienen se han recortado los módulos de algunos elementos colgantes para aprovecharlos creando nuevas tiras de luz. Así lo han detectado, por ejemplo, en la antigua avenida de los Caídos. Las asociaciones también se quejan del mal estado o de la antigüedad de algunos ornamentos, que se ven mejor apagados que encendidos.
Asimismo, Fernández asegura que el Consistorio ha patrocinado la creación de “barrios de primera y barrios de segunda” porque mientras el centro se llenaba de colorido, en los barrios se ha recortado incluso con respecto a otros años y en vez de Navidad se han puesto luces de “verbena”.
A este respecto, la FUCC insistió de nuevo en que ha quedado suficientemente demostrada la importancia de la decoración de las fiestas como polo de atracción de los potenciales consumidores. Además se quejaron en la periferia se ha instalado tarde.
De hecho, esas gestiones fuera de tiempo han empezado a revelar verdaderos conflictos en barrios como el de Riazor. Según pudo saber este diario, hasta dos vecinos de Fernando Macías contactaron con el Ayuntamiento para quejarse porque, de madrugada y sin permiso, las empresas instaladoras amarraron los arcos a sus balcones.
La única solución que se les dio fue la retirada total de los arcos y remitirlos al comercio.

El comercio denuncia que el Ayuntamiento ha ignorado su proyecto para las luces de Navidad