Hijos de Rivera roza los 279 millones de litros de cerveza embotellados en 2017, con un ascenso del 18%

El director general, Ignacio Rivera, ayer en la que fuera sala de juntas para los accionistas | javier alborés
|

Estrella Galicia y su familia de cervezas es cada vez una marca más presente en el mercado nacional y la esperanza es dar un salto cuantitativo a nivel internacional pronto. Ganas no le faltan a la compañía que hay detrás, Hijos de Rivera, y que ayer contó algunos de sus resultados de récord de 2017. En la factoría de A Grela ya se embotellan casi 279 millones de litros de cerveza y la facturación consolidada alcanzó los 465,5 millones de euros a pesar de que el mercado no crece.
“No queremos ser la cerveza más vendida sino la más amada”. El consejero delegado de Hijos de Rivera, Ignacio Rivera, inició ayer la tradicional presentación de resultados recordando una idea fundamental en la filosofía de la marca. Por ello, hoy siguen manteniendo una única planta en A Coruña y a medio plazo solo piensan ampliar las instalaciones en el entorno en el que están. “Lo más importante es ser la más querida y por eso el proyecto es diferente, con una única fábrica”, subrayó, aunque también lo relacionó con la calidad del agua de la traída coruñesa.
Desde esta lograron incrementar el número de litros embotellados al año un 18% en relación a 2016 y un 163% al hacer el balance con respecto a 2010. En total, el pasado ejercicio, de la fábrica coruñesa salieron 278,6 litros, que permitieron llegar a una facturación de 465,5 millones. Estos se quedaron en 54,5 millones de beneficio tras restar los impuestos.
Para todo ello se ha conjugado el crecimiento en Galicia –en donde las ventas aumentaron por encima del 3,2% del mercado estatal– y la subida de la demanda en todo el país. De hecho, el conjunto de las marcas –con Estrella Galicia a la cabeza– viene ganando terreno a otros competidores ya que, según Rivera, el mercado no aumentó. En el último ejercicio mejoró en mayor porcentaje la posición en el canal de alimentación, si bien es cierto que la presencia ya era mucho más elevada en el de hostelería.

Las obras, en junio
El consejero delegado dejó muy claro que no quieren dejar de lado el mercado gallego ni el apoyo a las acciones que se desarrollan en su lugar de origen, pero para seguir revelándose como un referente en el país hay una amplia lista de inversiones en la cartera. En 2017 se destinaron 75,7 millones de euros, que se sumaron a los 60 de 2015 y a los 59,7 de 2016.
Tanto este año como los siguientes se seguirá esta línea porque se está trabajando para adecuar los almacenes y otros departamentos a una línea de producción que tendrá la capacidad de embotellar 400 millones de litros de cerveza al año. Sobre la expansión al campo de fútbol de A Grela, cuyo acuerdo de compra se firmó con el Ayuntamiento hace unos días, dijo que confían en iniciar los trabajos en junio para no interferir en las competiciones deportivas actuales.
Para el futuro, Rivera confesó que son ambiciosos con el interés existente por conseguir posicionarse en Europa y en Américapara lo que no descartan buscar socios minoritarios. El reto fundamental está en el norte, dado que en el sur llevan ya un tiempo trabajando desde Brasil.
A finales del año próximo probablemente tendrán construida la fábrica de su filial brasileña, desde la que se operará para las naciones próximas. Ya en casa, y a nivel más de posicionamiento de marketing, queda por estrenar el museo Mega a finales de este año porque el proyecto se volvió más ambicioso según avanzaba.
También seguirán con patrocinios y apuestas de product placement en producciones como “Fariña” o “La casa de papel”, que ahora le está dando una visibilidad a nivel internacional.

Hijos de Rivera roza los 279 millones de litros de cerveza embotellados en 2017, con un ascenso del 18%