Justicia paraliza la reforma que entrega el Registro Civil a los registradores

GRA061. MADRID, 22/04/2015.- El ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante su intervención en el pleno del Congreso celebrado hoy en la Cámara Baja. EFE/Zipi
|

El Ministerio de Justicia ha aparcado la reforma del Registro Civil que entregaba su gestión a los registradores, para abrir un período de negociación con sindicatos, operadores jurídicos y partidos políticos en busca de un consenso ya que la propuesta actual era rechazada por la mayoría del sector.
Una decisión que ha sido bien acogida por los principales sindicatos del ámbito de Justicia que han celebrado que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, haya atendido sus recomendaciones, lo que supone una nueva rectificación –tras la derogación de parte de la Ley de Tasas Judiciales– de otro de los proyectos estrellas impulsados por su antecesor en el cargo, Alberto Ruiz-Gallardón.
Precisamente fue el titular de Justicia quien anunció ayer  la paralización de la cesión del Registro Civil al cuerpo de registradores y el inicio de un diálogo con las partes implicadas sobre el modelo de reforma de este servicio público.
“El Gobierno no va a proponer un modelo de reforma del Registro Civil que no sea compartido por el conjunto de los agentes”, señaló Catalá, que explicó que abandona la propuesta que hasta ahora había promovido y también la fecha que tenía prevista para ponerlo en marcha (15 de julio).

Negociación
Se abre ahora un período de negociación que arrancará el próximo martes con un encuentro con los principales sindicatos del sector con el fin, según Catalá, de encontrar una propuesta compartida por autonomías, partidos y otros agentes, lo que no significa que vayan a estar dialogando “sine die”.
De hecho, fuentes ministeriales precisan que la propuesta de Justicia no está descartada por completo y que habrá que estudiar todas las alternativas que se plantearán en los próximos días antes de tomar una decisión, una lectura prudente que comparten los sindicatos, que han valorado el anuncio de Catalá como “un triunfo de la presión social” pero no “definitivo”.
“Es un triunfo de las organizaciones sindicales y de los partidos que hemos estado dos años peleando contra esta reforma”, destacaba ayer, por su parte, la responsable de Justicia de UGT, Victoria Carrero.
Igualmente, el portavoz de Justicia del CSI-F, Javier Jordán, ha subrayado “el acierto del Gobierno a la hora de retirar la privatización y abrir un proceso de negociación”.
Desde CCOO, Flora Martínez va más allá y exige la retirada de la propuesta de Justicia. “No es lo mismo paralizar que retirar”, asevera la portavoz de Comisiones Obreras que, al igual que el resto de sindicatos, aboga por mantener la gestión del Registro Civil en manos de los funcionarios de la Administración de Justicia.
De esta forma, UGT, CCOO y CSI-F han tratado de desmentir las declaraciones del ministro, que dijo que ayer todavía “no había recibido ninguna alternativa” a su planteamiento inicial. “Le he transmitido al Colegio de Registradores que no vamos a imponer ningún modelo sin consenso”, anunció el ministro.

Justicia paraliza la reforma que entrega el Registro Civil a los registradores