Fátima Agudo, contagiada peleando en primera línea

Fátima Agudo en una prueba del Campeonato del Mundo de tiro con arco | efe
|

La veterana arquera extremeña Fátima Agudo, tres veces subcampeona del mundo, que se ha contagiado como tantos sanitarios en la primera línea de lucha contra el coronavirus, ha asegurado que el trabajo está siendo “duro física y emocionalmente”.

Fátima, que ejerce de enfermera en el Servicio de Neumología, Nefrología y Unidad de Cuidados Respiratorios Intermedios (UCRI) del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, ha tenido que compaginar durante mucho tiempo competición, trabajo y familia, no sin dificultades.

Ahora, después de 30 años de profesión y como a tantas compañeras, le ha tocado lidiar con el coronavirus en el Área de Salud de Cáceres, la más castigada de Extremadura, ya que en ella se han producido la mitad de las muertes y los contagios.

En una entrevista con Efe, Fátima Agudo (Zafra, 1968), Hija Adoptiva de Cáceres, explica que el inicio de la crisis sanitaria fue “muy caótico” y el protocolo cambiaba todos los días.

“No estábamos preparadas para una cosa de esta envergadura y a veces había informaciones contradictorias, señala Fátima, que reconoce que se sentían “un poco perdidas y desorganizadas”.

 

Siguen protocolo

“Pero después de la primera semana”, continúa la arquera, “se comenzó a organizar el trabajo y había más conocimiento de la enfermedad y los protocolos”.

Fátima, que se infectó la primera semana, asegura que en el trabajo “no se piensa en el contagio” y que se protegió todo lo que pudo.

Recuerda que los primeros casos de infectados en la planta les pillaron “desprevenidos” a todos, ya que trabajaban con mascarillas y no con equipos de protección individual (EPIs).

“El contagio de este bicho es impresionante”, advierte Fátima, que señala que de cualquier superficie “te lo llevas a la cara”.

Las tres semanas que lleva de baja los compañeros le han comentado el estrés que sufren y lo “complicado” que es todo con los EPIs. “No es fácil trabajar siete horas con los equipos puestos”.

“El trabajo es duro física y emocionalmente para los sanitarios y también es muy difícil para los pacientes”, dice Agudo, ya que, además de encontrarse mal, están solos en las habitaciones y ni siquiera pueden reconocer a las personas que les atienden porque todo el mundo va enfundado.

Al día siguiente de los primeros síntomas, fiebre y escalofríos, dio positivo y se tuvo que aislar en casa, aunque al final han caído todos con síntomas “superleves”.

Fátima, que está casada y tiene dos hijos, ya ha dado negativo en el test y si hoy le dan el alta, cree que se mañana martes se reincorporará al trabajo.

A su juicio, la gente sí es consciente de lo que está ocurriendo dentro de los hospitales por la información que transmiten los medios de comunicación.

 

Apoyo total

La enfermera subraya que los “los aplausos se agradecen muchísimo” y que ella ha salido también a hacerlo por sus compañeras y por todo el mundo que está ahí “al pie del cañón”.

Ese homenaje diario a los sanitarios también sirve de “alivio” a la gente que está en casa confinada, ya que se pone música y se convierten en “diez minutos de relax de todo el vecindario”, comenta Fátima, plata y bronce en dos europeos.

Estos días de baja, además de leer, ha hecho ejercicio físico en contacto con el paralímpico cacereño Kini Carrasco y ha descubierto que las videoconferencias con las amigas, una herramienta que nunca había usado, animan mucho.

La lectura positiva que hace de lo que está pasando es que todo el mundo aprenda a convivir de otra manera, a respetar a los demás y a que unidos se pueden hacer muchas cosas, no solo esto.

A su juicio, está cambiando la mentalidad de la gente, aunque es verdad que “económicamente se va a sufrir mucho y las cosas se van a poner difíciles”, pero insiste en que la unidad de la sociedad es positiva.

Fátima, Premio Extremadura del Deporte 2017, que compite ahora en la categoría para mayores de 50 años, se proclamó el año pasado año campeona de España en esta categoría, otro título nacional de los muchos que tiene en su palmarés. Ahora piensa recuperarse para volver a trabajar y esperando que acabe todo para entrenar.

Fátima Agudo, contagiada peleando en primera línea