Una veintena de activistas asalta Meirás para exigir su devolución

Casi al mismo tiempo que saltaron los muros, el BNG inició una campaña a través de las redes sociales informando de la “conquista” de Meirás | Quintana
|

Una veintena de ciudadanos ocupó de manera simbólica el pazo de Meirás. Después de saltar uno de los muros y acceder al inmueble, consiguieron desplegar dos pancartas con sendas consignas y un enunciado común: “Franquismo, Nunca Máis”. Una de ellas, vertical y con la estreleira, desde lo alto de la célebre torre da Quimera. En el exterior, un centenar de personas se unió a la causa, respaldada por el BNG. Una movilización que coincidió con la primera visita al BIC desde el anuncio de su gestión por parte de la Fundación Francisco Franco.


En este sentido, la idea inicial era “aproveitar o réxime de visitas” para llevar a cabo esta “ocupación simbólica”, pero la entrada se realizó sin autorización ante “los obstáculos” que, según los nacionalistas, pone la FNFF.
En el momento de la “ocupación”, el guardés atendía a tres visitantes que, pese a que el sistema de reservas sigue inactivo, se presentaron en el acceso para conocer el pazo en el primer turno (11.00) y que, como él, presenciaron la toma de As Torres.
Este empleado avisó a la Guardia Civil, que movilizó una patrulla desde el puesto de Sada. Los agentes procedieron a la identificación de quienes se encontraban en el interior, incluidas las tres personas –dos de ellas, periodistas– que participaban en la visita, y realizaron una inspección para comprobar posibles daños, sin que se registrasen incidencias ni oposición por parte de los activistas, que entregaron su documentación a la Guardia Civil.


Casi al mismo tiempo, el BNG comunicaba, a través de las redes sociales, que el pazo “quedou conquistado para o pobo galego” e iniciaba una campaña con la etiqueta #OPazoédoPobo.
La salida, a las 13.15 horas, se hizo a través de la entrada de las visitas, entre aplausos y consignas por la devolución del pazo al pueblo gallego y contra los Franco. Entre los activistas, el secretario de organización del BNG, Bieito Lobeira; cargos orgánicos como Néstor Rego; y el portavoz nacionalista en Santiago, Rubén Cela, y una amplia representación de la CIG y de Galiza Nova.
La Fundación Francisco Franco respondió al acto a través de Twiter: “Los separatistas no odian a #Franco, odian a España”.

 

Una veintena de activistas asalta Meirás para exigir su devolución