Sada-Anido llega a un acuerdo con Ares, pero solo será alcalde si firma el pacto antes del pleno

|

El Ideal Gallego-2011-06-11-018-7b0c55b0

El Ideal Gallego-2011-06-11-018-7b109bc5  redacción>a Coruña

  Día frenético. Llamadas y más llamadas. Reuniones y más reuniones en los partidos a nivel interno y entre ambas formaciones. Los responsables del Partido Popular de Sada, con su líder Ernesto Anido a la cabeza, no tuvieron descanso en toda la jornada. El propio candidato del PP llamó a su homólogo del PDSP, Ramón Rodríguez Ares, y le ofreció conciliación entre ambos, que le votara, que trabajarían juntos... pero siempre después de la sesión de investidura.
Este “cheque en blanco”, como reconocían desde el otro bando, el del exalcalde, no gustó nada. Por tanto, más conversaciones. El tira y afloja dio con un principio de acuerdo. Pero un acuerdo que se lo podría llevar el viento. Por eso, el que fuera regidor de Sada durante 28 años no quería dejar nada a la improvisación y redactó el pacto. A falta de la firma de Anido para certificarlo definitivamente. Sin marcha atrás.
Una situación que daba una vuelta de tuerca al panorama que ya se vislumbraba, ya que el candidato popular se ve ahora entre la espada y la pared.
Anido niega que vaya a firmar nada; ha expresado en numerosas ocasiones que hablar de pactos no entra dentro de su forma de actuar; que esa palabra no está en su diccionario y que no quiere mezclarse con según quién. Por eso, el vértigo a firmar estaba haciendo, al cierre de esta edición, tambalearse el acuerdo.
Las dudas le han entrado por tanto al PP, que había lanzado un órdago al equipo de Rodríguez Ares solicitándole sus votos en la sesión de hoy –a las 12.30 horas en el salón de plenos, edificio de Ayudantía– sin ofrecer nada a cambio y ve cómo ahora es el PDSP el que tiene la sartén por el mango.
Anido transmitió la tarde de ayer a los miembros de Sada Popular que el PP, si lograra finalmente hacerse con el control del Ayuntamiento, contará con ellos en decisiones futuras “desde el minuto uno, como no podía ser de otra manera”. Pero todo ello, como han insistido los populares, una vez que termine la sesión de investidura.
Este planteamiento es lo que no gustó al que fuera máximo responsable del PP en la localidad –y que fue expulsado tras protagonizar a finales de 2003 una moción de censura de la mano de un tránsfuga del PSOE–, por lo que en un principio se negó a ofrecer su apoyo en la votación, ya que el PDSP quería una serie de contraprestaciones. Es decir, un pacto.
Y a todo esto, que si firma que si no firma, Abel López Soto, candidato del BNG –la lista más votada–, sin saber su futuro.


 

Sada-Anido llega a un acuerdo con Ares, pero solo será alcalde si firma el pacto antes del pleno