Los placeros creen que hacer peatonal San Agustín perjudicará la circulación

Los empresarios se quejan de que la mayoría de los coches estacionados no se mueven quintana

Las propuestas ciudadanas para los presupuestos participativos recibidas a través de la iniciativa A Porta Aberta generan los primeros debates cuando todavía no se ha decidido qué ideas llegarán a plasmarse en la realidad. Uno de los proyectos que más dudas genera es el de la peatonalización del entorno del mercado de San Agustín que puso sobre la mesa un particular y que ha llegado hasta la última fase del proceso. Ante la posibilidad de que se convierta en algo real, los placeros ya descartan la peatonalización total por los grandes problemas de tráfico que generaría en la zona. La asociación de vendedores sí vería con buenos ojos, no obstante, que se limitase el estacionamiento para acabar con los llamados coches ventosa.
Los técnicos municipales consideran viable la reurbanización de la zona de San Agustín para conceder prioridad a los peatones pero, a falta de que se cierre el plazo de votaciones ciudadanas, los comerciantes ya advierten de que no ven tan clara la peatonalización.
La presidenta de la Asociación de Vendedores de San Agustín, Ángela Barrán, cree que –independientemente de algunas consideraciones más particulares de cada cuál– la desaparición de la circulación por los alrededores no debería ser nunca total.
“Sería posible una semipeatonalización porque el hecho de que dejasen de entrar coches implicaría un tapón en San Andrés, que sería más grave porque La Marina ya está cerrada al paso”, resalta la representante.
A su juicio, de llegar a buen puerto, la medida acabaría por colapsar la zona centro, por lo que insiste en que los vehículos deben poder circular por los alrededores.
Cuando habla de un cambio de usos parcial se refiere, fundamentalmente, a que se podrían aplicar variaciones en el área reservada a parking.
“Hay que hacer un planteamiento distinto, porque todos los días tenemos entre 70 y 80 coches aparcados permanentemente y no se da acceso a los clientes del mercado y el resto de comercios”, destaca.
Como en otras ocasiones, el problema viene dado por las prácticas de los trabajadores del entorno, que no permiten que los consumidores puedan hacer un uso real y útil del aparcamiento.
En este sentido, Barrán plantea la posibilidad de que se estableciese una zona azul que no permita renovar los tickets si no se mueve el coche, como la ocurre en el entorno de la plaza de abastos de Santiago.
“Además allí hay una zona del perímetro reservada a clientes del mercado y proveedores que se puede usar durante 40 minutos”, comenta. Lo que está claro es que los extremos no conquistan a los vendedores.

trabajar en el interior
Por su parte, el presidente de la Asociación Zona Comercial Obelisco –en la que se enmarca, de alguna forma, la infraestructura–, Antonio Amor, sostiene que “la definición de peatonalización es muy relativa”. Aunque a Riego de Agua le vino bien, cree que sería más viable permitiendo el paso de vehículos a determinadas horas, como sucede en la calle Real.
También vio los beneficios de la conversión de Marqués de Pontejos en una calle de plataforma única pero, en su opinión, antes de gastar casi 300.000 euros en el exterior, hay que invertir en la mejora interior del mercado, dado que es “más importante”.
Desde la Asociación de Hostelería de A Coruña también son escépticos ante la iniciativa. “La peatonalización es un tema complejo en el que suele haber gente perjudicada y beneficiada”, afirma su presidente, Héctor Cañete. Reconoce que, “en general, para los hosteleros suele ser positivo” este sistema, pero también asegura que puede ser contraproducente si se perdiera el flujo de público por la zona.

Los placeros creen que hacer peatonal San Agustín perjudicará la circulación

Te puede interesar