Corea del Norte amenaza con responder a las sanciones con un “mar de fuego”

Representantes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean), que se reúnen en Filipinas | NOEL CELIS / POOL
|

Corea del Norte amenazó ayer con responder con “un mar de fuego” a las acciones militares o a las sanciones en su contra, tras la adopción en la víspera de nuevas medidas de presión sobre Pyongyang por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.
“El día en que Estados Unidos se atreva a provocar a nuestra nación con armas nucleares o con sanciones, el territorio estadounidense será sumergido en un inimaginable mar de fuego”, advirtió en un editorial el diario oficial norcoreano “Rodong Sinmun”.
El artículo acusa a Estados Unidos y a sus aliados de mantener su política “hostil” contra el país asiático y de arriesgarse a la “autodestrucción”, y recalca la necesidad de que Corea del Norte cuente con armas nucleares para defenderse: “El empeño de la banda de Trump por continuar en este atolladero solo tendrá como consecuencia motivar más a nuestro Ejército, y dar más razones a la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial del país) para poseer armas nucleares”, destacó el diario del Partido de los Trabajadores.
La editorial destaca que “la capacidad de emprender una potente guerra disuasoria es una elección estratégica de defensa para nuestro pueblo, que ya atravesó un conflicto bélico horrendo”.
Las sanciones adoptadas el sábado por el Consejo de Seguridad de la ONU elevan la presión al régimen que lidera Kim Jong-un con vetos a varios sectores de su economía, y envían un mensaje de unidad frente a la “amenaza global”, que ve en sus ensayos con misiles.
Los 15 países del organismo adoptaron por unanimidad una resolución que llevó un mes de negociaciones, y que reduce hasta en 1.000 millones de dólares (849 millones de euros) al año los ingresos que régimen de Pyongyang obtiene con sus exportaciones.
El texto incluye el veto a las exportaciones de carbón de Corea del Norte, que le supondrán al país una pérdida de 340 millones de euros al año; de hierro, 212 millones de euros; plomo, 93; y mariscos, 254 millones de euros, entre otras medidas contra empresas y entidades que apoyen los programas armamentísticos.
Por su parte, el ministro de Exteriores de China, Wang Yi, instó ayer en Manila a su colega de Corea del Norte, Ri Yong-ho, a “no provocar” con el programa nuclear y de misiles de su país. Wang pidió a Ri que “no violen las resoluciones de la ONU ni provoque a la comunidad internacional con lanzamientos de misiles o pruebas nucleares”, indicó a la prensa el jefe de la diplomacia china tras entrevistarse con su colega norcoreano.
El encuentro tuvo lugar al margen de la reunión de ministros de Exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que se celebra en la capital filipina y en la que participan como invitados los jefes de la diplomacia de otros 17 países, entre ellos EEUU, China, Rusia y las dos Coreas.
El programa nuclear y armamentístico de Corea del Norte está ocupando gran parte de la agenda de la reunión, especialmente desde que el Consejo de Seguridad de la ONU impusiera estas sanciones como respuesta a sus dos recientes ensayos de misiles intercontinentales. El ministro también instó a Seúl y Washington a “dejar de aumentar las tensiones”, en una referencia al endurecimiento de la postura del Gobierno estadounidense.

Corea del Norte amenaza con responder a las sanciones con un “mar de fuego”