La campaña para traer a dos niños refugiados enfermos supera ya las 18.000 firmas

Copia de El Ideal Gallego-2016-06-14-008-4ac8ea08
|

En solo cinco días, la campaña “ni un minuto más” ha conseguido recabar más de 18.000 firmas que piden al Ministerio de Exteriores que permita que Mudafar y Ahmed, dos niños kurdos de nacionalidad iraquí que se encuentran en un campamento de refugiados en Grecia, sean acogidos en la ciudad, junto con sus padres. Los pequeños, de ocho y diez años, sufren graves problemas de salud, sobre todo una cirrosis pero también microcefalia (un trastorno neurológico que les causa retraso psicomotor) y descalcificación ósea, y no pueden recibir la atención médica apropiada en Katsikas, el lugar en el que se encuentran. 
Es por eso que la ONG Asociación Integral de Rescate en Emergencias (AIRE) formada por un grupo de bomberos de A Coruña, está tratando, con el apoyo de la Concejalía de Igualdad, de conseguir que el Ministerio de Asuntos Exteriores autorice el traslado de los dos menores junto con sus progenitores. De hecho, el padre también sufre minusvalía, puesto que fue herido en un enfrentamiento con ISIS y ahora se desplaza con muletas y collarín.
Desde la Concejalía de Igualdad, que dirige Rocío Fraga, aseguran que ya tienen todo listo para acogerlos: “O Concello ten todo preparado para a acollida. Dispón dunha vivenda e farase cargo dos gastos de transporte e manutención” y reconoció que  el caso “para nós ten unha carga emocional bastante importante”, por la corta edad de los niños y su desesperada situación, privados de los tratamientos médicos que necesitan. 
Jesús Camarés, jefe del Servicio de Cirugía del Pediátrica del Complejo Hospitalario Universitario, ya recalcó la semana pasada la mala salud de los pequeños, causada por la endogamia –“La enfermedad tiene una carga de consaguineidad importante”, explicó– y que, por lo menos en el caso del mayor, obligaría a llevar a cabo un trasplante de hígado. Como este órgano no les funciona adecuadamente, no pueden procesar la comida, de manera que sufren una desnutrición grave, a pesar de los esfuerzos de los bomberos de AIRE por mejorar su alimentación.

La campaña para traer a dos niños refugiados enfermos supera ya las 18.000 firmas