El primer ministro belga rechaza las dimisiones en Interior y Justicia

Belgian Interior Minister Jan Jambon and Justice Minister Koen Geens (R) attend an extraordinary meeting of European Union interior and justice ministers following Tuesday's bombings in Brussels, Belgium, March 24, 2016. REUTERS/Francois Lenoir
|

Los ministros de Interior y Justicia de Bélgica, Jan Jambon y Koen Geens, respectivamente, presentaron ayer su dimisión al primer ministro, Charles Michel, pero este las rechazó, horas después de que Turquía asegurara que deportó en 2015 a Bélgica a uno de los kamikazes de Bruselas.
“Confirmo que he presentado mi dimisión. El señor Geens la ha presentado igualmente. Pero han sido rechazadas, así que continuamos”, reconoció ayer Jambon, en unas breves declaraciones a la prensa al inicio de una reunión ministerial.
Jambon y Geens ofrecieron su renuncia al jefe del Ejecutivo del país antes de que arrancara la reunión del comité ministerial que él mismo había convocado, precisamente, para analizar el caso de Ibrahim Bakraoui tras las últimas informaciones sobre su recorrido por Europa.
El titular de Interior admitió que la fallida dimisión obedeció a este asunto. “Cuando uno ve los hechos, uno detrás de otro, pueden surgir serias dudas acerca de una serie de asuntos relativos a la Justicia y sus consecuencias”, concretó.
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reveló el miércoles que Bakraoui fue detenido el año pasado en Turquía y que las autoridades advirtieron a sus homólogos belgas acerca de la peligrosidad de este individuo como combatiente extranjero.

sin investigación
Posteriormente la prensa belga detalló que Bakraoui fue detenido el 15 de junio en la ciudad turca de Gaziantep, a 50 kilómetros de la frontera con Siria. Turquía informó entonces tanto a Bélgica como a Países Bajos para proceder a su expulsión.
Bélgica no llevó a cabo ninguna investigación sobre Bakraoui porque, según sostiene el Gobierno, no había obligación ninguna para ello, pero descartó sus conexión terrorista. Finalmente fue enviado a Ámsterdam el 14 de julio a petición suya. 
Por su parte, el ministro de Justicia de Países Bajos, Ard van der Steur, salió en defensa de su homólogo y de Jambon asegurando que Bakraoui, no figuraba en ninguna lista internacional de sospechosos. 
Bakraoui es uno de los tres terroristas suicidas del Estado Islámico que el 22 de marzo perpetraron los atentados en el metro y el aeropuerto de Bruselas, que han acabado con la vida de 30 personas y han dejado 300 heridos.
 

El primer ministro belga rechaza las dimisiones en Interior y Justicia