La directora de la escuela infantil de Monte Alto: “No podemos más”

El aspecto deteriorado de la escuela infantil de Monte Alto es perceptible desde el exterior | quintana
|

La directora de la escuela municipal de Monte Alto, Montse Sancho denunció el estado en que se encuentra el inmueble, ya muy deteriorado, y en el que en las últimas semanas han aparecido nuevas goteras: “Llevamos tanto tiempo escuchado la promesa de que se va a construir un nuevo mercado y una escuela el edificio cada vez está en peor estado, la cubierta es como una balsa que recoge el agua y que no ha tenido un mantenimiento adecuado”, el edificio es del año 86, con una construcción muy deteriorada. En realidad, todo el recinto del mercado muestra un estado similar. “Es muy denunciable”. Cada vez aparecen más humedades, y no creen que la puedan aguantar hasta el verano. 

Llevan más de un año con una gotera permanente en la zona de administración, lo que significa que no afecta a los escolares, pero si a todas las trabajadoras, que viven con un cubo debajo de la filtración para recoger el agua.  Por supuesto, el Gobierno local, como otros antes que él, son conscientes de estado en el que se encuentra esta escuela, pero el de Inés Rey sí ha tomado medidas, reconoce Sancho. “Han venido muchas veces, han sacado fotos hasta que el verano pasado se elaboró un informe y se propuso reparar a cubierta”, recuerda. Pero los trámites no se finalizaron hasta que acabó el verano. Eso significa que no podrá acometerse hasta que no haya niños en la escuela. Es decir, en verano, cuando el tiempo mejore.  “Eso significa el mes de agosto”, señala. Si ya era urgente el año pasado, ahora con todo lo que ha llovido y va a llover lo es más. Tenemos una humedad en un aula que progresa y estamos valorando si puede ser de las fachada o una fuga interna”. 

Impotentes 
Esa humedad afecta al aula de los niños más pequeños, así que tuvieron que comunicar a los padres que era necesario un cambio: pusieron allí a los mayores y retiraron a los bebés. En total, son 39 alumnos. Nos sentimos impotentes porque, como concesión municipal, no tenemos capacidad económica para afrontar las reparaciones. Y ahora, las concesiones municipales no estamos actualizadas en nuestro presupuesto”, denuncia. 

“Ya no tenemos a dónde ir, y más cambios no podemos hacer”; advierte Sancho que asegura que reciben mucho apoyo de los padres, pero que no pueden ofrecer la calidad que quieren por falta de medios: “Tenemos la suerte de que Monte Alto tiene una gente muy comprometida”.  Además, en el entorno se mueven pandillas, y junto a la escuela se montan botellones diurnos. “Lo hemos denunciado, y las ventanas tienen que estar abiertas y todo se escucha dentro”, dice.

La directora de la escuela infantil de Monte Alto: “No podemos más”