El 092 apresa a un hombre que acababa de robar en una joyería de Riego de Agua

|

Agentes de la Policía Local detuvieron ayer en el comienzo de la calle Real a un hombre de más de cuarenta años que acaba de robar en la platería Alfaia, en la calle de Riego de Agua. En su posesión se encontraron los artículos de plata que había robado, aún con los precios pegados. En total, más de ochocientos euros que fueron devueltos a su propietaria. En cuanto al hombre, fue detenido y enviado a la comisaría de Lonzas, donde fue confiado a la custodia de la Policía Nacional.

Los hechos tuvieron lugar a las cinco menos cuarto de la tarde, según cuenta la dependienta de la tienda, Isabel Barreiro: “Yo entré porque tenía que comenzar mi turno y me encontré con que mi jefa estaba atendiendo a ese individuo”. Resulta que Barreiro ya conocía al sujeto, porque había tratado de robarles ya en una ocasión. “Siempre actúa al descuido, intentando distraerte para poder coger algo de las vitrinas, pidiéndote que le enseñes algo que se encuentra en la estantería de abajo o detrás tuyo y entonces aprovecha”.

Los agentes recuperaron los objetos de plata sustraídos y los entregaron de vuelta en el negocio

Pero ya desde su primer intento, la dependienta no le había quitado el ojo de encima cada vez que entraba en el local, y no había podido llevarse nada. Sin embargo, ayer no se encontraba Barreiro detrás del mostrador, sino su jefa, que no le conocía, y el ladrón había entrado a probar suerte, llevando en la mano una bolsa de cartón, como si estuviera de compras. La emplead se dio cuenta enseguida de que algo había ocurrido.

 Un pendiente > “Me dí cuenta de que había un pendiente en el suelo y supe que había conseguido algo. En cuanto se fue, comprobé las vitrinas”. Sus sospechas se vieron confirmadas cuando vio que una de las puertas de cristal estaba entreabierta y su interior casi vacío, así que Barreiro le dijo a su jefa lo que estaba ocurriendo y salió a la calle mientras avisaba a la Policía desde su teléfono móvil.“Desde nuestra puerta se puede ver hasta el final de la calle Real y vi como caminaba por ella. No corría, sino que iba muy tranquilo”. Barreiro les proporcionó la descripción del sujeto (alto, moreno, bastante bien vestido) y les dijo hacia dónde se estaba dirigiendo. Afortunadamente, muy cerca de allí, en La Marina, se encontraba una patrulla municipal, que interceptó el sujeto antes de que pudiera llegar más allá del Obelisco.

El sospechoso fue detenido sin que opusiera resistencia. Al parecer, es bien conocido en las tiendas de la zona centro, donde siempre actúa al descuido. En ocasiones con compañero y buscando tiendas con solo una persona.

 

El 092 apresa a un hombre que acababa de robar en una joyería de Riego de Agua