Los atropellos crecieron más de un 20% en el último año

14 noviembre 2012 A Coruña.- Herida una mujer en un accidente cuando cruzaba por un paso de peatones en la calle de la Cordelería
|

En la lucha por la seguridad vial en el entorno urbano, el principal problema son los atropellos y, por el momento, los esfuerzos de las autoridades no han conseguido reducir la tasa de esta clase de siniestros. Según fuentes municipales, las últimas estadísticas apuntan a un incremento de más del 20% de los atropellos durante el año pasado.
Eso quiere decir que, si en 2013 se registraron 119 atropellos, el año pasado la cifra se acercó a los 150. Para conocer los detalles habrá que esperar a la presentación de la memoria de la Policía Local de 2014, pero la información pone de manifiesto la dificultad para abordar un problema que, como señaló la concejala de Tráfico, Begoña Freire, esta misma semana, afecta sobre todo a la Tercera Edad. Más de la mitad son mujeres.
De hecho, la única víctima mortal de accidente de tráfico el año pasado fue una mujer de 90 años, que cruzó la calle de Manuel García Canzobre para ser arrollada por una furgoneta de reparto. El suceso tuvo lugar a las 21.00 horas, cuando ya era de noche, y la víctima vestía ropa oscura. Además, no estaba sobre un paso de cebra cuando le arrolló el vehículo. Condiciones que aumentan la peligrosidad y suelen repetirse en los accidentes.

por tercer año
Afortunadamente, la gran mayoría de los atropellos no son fatales. De hecho, la gran mayoría ni siquiera son graves, y fuentes municipales señalan este como el aspecto más positivo de las estadísticas del año pasado, a pesar de que es el tercer año consecutivo en el que las estadísticas de siniestralidad de la Policía Local suben.
Freire señaló esta semana una de las claves del problema al destacar que la mayor parte de las víctimas de atropellos cruzan fuera de paso de peatones, o lo hacen cuando el semáforo está en rojo. El gobierno local lleva a cabo a lo largo del año varias actividades con la intención de insuflar una mayor concienciación a los peatones coruñeses, pero resulta especialmente difícil cuando se trata se trata de personas mayores, que normalmente tienen unos hábitos muy arraigados y que, cuando se exponen a un peligro, carecen de reflejos para tratar de evitarlo, como señalan las mismas fuentes. La semana pasada Stop Accidentes,  que mantiene un convenio con el Ayuntamiento, comenzó una ronda por los centros cívicos para concienciar del problema a los jubilados.

Los atropellos crecieron más de un 20% en el último año