El Desembarco de Normandía atrae a cientos de personas a San Pedro

Uno de los cañones fue utilizado para un destacamento | javier alborés
|

Un año más el evento Ariete ha conquistado por completo a los vecinos de la ciudad y a los turistas, que ayer se vieron gratamente sorprendidos por la recreación del Desembarco de Normandía en el monte de San Pedro por parte de la Asociación Histórico Cultural “The Royal Green Jackets”.
Cientos de personas se agolparon en la parte más alejada del parque del Monte de San Pedro, junto al último cañón, para seguir el episodio histórico del Desembarco de Normandía en diferido. Aunque a muchos les sonaba ese momento del pasado más o menos reciente, otros muchos sumaron cultura gracias a la labor de los miembros de la asociación cultural. Los actores y figurantes iban entrando mientras un narrador daba pinceladas de la batalla y de curiosidades de las fuerzas militares nazis y aliadas a través de los altavoces.
Antes de llegar a ese punto, los miembros de “The Royal Green Jackets” realizaron un homenaje, con una placa conmemorativa, al soldado coruñés Manuel Otero. Este falleció en Normandía el 6 de junio de 1944 mientras luchaba en las filas del Ejército Norteamericano en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial. A él hicieron alguna que otra alusión a lo largo de la recreación militar.

Anécdotas y entrega
Precisamente fue al resto de la actividad a la que se acercó la mayor parte de la gente, que se sentía intrigada por los vehículos militares que circulaban por la zona y las vestimentas de la época. También por las explicaciones históricas. Entre tanques, motos con sidecar que estuvieron realmente en el frente y coches para generales y mariscales, se colaron todo tipo de personas.
Y las cámaras, esas no faltaron ni un instante, ya fuese para hacer fotografías a los actores o para inmortalizarse junto a alguno de los elementos que forman parte de la historia de Europa.
La voz en off aprovechó los momentos de menor ajetreo en el campo de batalla para revelar que los soldados de Hitler se relajaban escuchando a la cantante francesa Édith Piaf durante sus guardias. También aclaró a los allí presentes que era habitual que entre los generales alemanes hubiese alguna mujer, como así quedó demostrado en el evento.

Los navíos, en la imaginación
A los “casi 400 barcos y lanchas de desembarco” que se plantaron en las costas galas hubo que imaginárselos, como aclaró el speaker, pero no fue así con la lucha entre soldados, pues los Royal Green Jackets se esforzaron para que la coreografía pareciese lo más realista posible.
Hubo sonidos de sirenas, como en las películas, granadas por el aire, cañonazos, efectos de disparos con humo incluido y hasta luchas cuerpo a cuerpo. Tras tanta lucha y con las decenas de coruñeses y visitantes ya en el bolsillo se pudo poner fin a la actuación. Al final las tropas aliados se impusieron al nazismo recuperando el control de los territorios de Europa Occidental.
La recreación fue todo un éxito aunque las explicaciones y demostraciones, como una táctico policial, celebradas junto al Museo Militar durante el resto de la jornada no se quedaron atrás. Con ese rigor que caractiza siempre los actos comandados por la conocida asociación cultural finalizó Ariete 2017. l

El Desembarco de Normandía atrae a cientos de personas a San Pedro