Las nuevas normas de seguridad causan incertidumbre entre los contribuyentes que acuden a la Franja

el ideal gallego-2020-06-03-016-75e2bc52
|

Las nuevas normas de seguridad e higiene establecidas por el Gobierno local para acceder a los recintos municipales aun provocan cierta incertidumbre entre los coruñeses que deben acudir a ellos.

La oficina de recaudación tributaria de la Franja es un buen ejemplo de ello. Ayer, a media mañana, unos diez contribuyentes permanecían en fila en el acceso al edificio, a pesar de que varios habían concertado cita previa.

Una funcionaria, provista de mascarilla y pantalla, era la encargada de informar a los que pretendían acceder al recinto por dónde, cómo y cuándo hacerlo. Mientras otra colocaba decenas de carteles en los que se instaba a solicitar citación en el teléfono 010 o a través de la web www.coruna.gal, con el evidente propósito de que no se formasen más colas en días venideros.

Un objetivo loable, este, pero presumiblemente precisa de más información por parte del Ayuntamiento. Desde el 18 de mayo la oficina permanece abierta y, tras dos semanas, pocos coruñeses parecen estar al tanto de la posibilidad de concertar una cita, según señalan en el lugar.

La espera en la entrada del recinto tributario, no obstante, suele ser breve y la mayor parte de afectados puede realizar sus gestiones pasados unos minutos.

Calendario de abono

Por otra parte, el Ayuntamiento recuerda que el abono de las distintas tasas municipales se ha ampliado en dos meses debido a la crisis sanitaria.

Así, por ejemplo, el IVTM (impuesto sobre vehículos de tracción mecánica) puede pagarse hasta el 30 para los que no lo tengan domiciliado en su entidad bancaria, mientras que para los demás el cobro se efectuó ayer.

El IBI (impuesto sobre bienes inmuebles) hasta el 13 de octubre para los recibos no domiciliados y el 6 de julio para los que se cobran directamente de bancos.

Las nuevas normas de seguridad causan incertidumbre entre los contribuyentes que acuden a la Franja