Podría ir 13 años a prisión por secuestrar dos horas a un taxista a punta de cuchillo

|

  redacción>a Coruña

 El servicio que se vio forzado a cubrir un taxista, la madrugada del 21 de septiembre pasado, por los alrededores de Narón llega el próximo martes a la sala de vistas de la Audiencia Provincial, donde el cliente que aquella noche viajó con él durante cerca de tres horas está llamado a declarar en calidad de acusado. Se le culpa de haber intentado atracar al taxista a punta de cuchillo, y de haber retenido en el coche al conductor contra su voluntad y haberlo herido con el arma antes de ser detenido.
La Fiscalía considera que el lapso que pasaron juntos compone un delito de secuestro, y por él solicita ocho años e prisión. A ellos añade, en su petición de pena, otros dos años y medios por delito de robo con intimidación y otros tres por las lesiones que sufrió el denunciante al recibir en una pierna una cuchillada.
Siguiendo la reconstrucción que realiza el Ministerio Público en su escrito de calificación, el hombre que ocupará el banquillo es la persona que pidió un taxi en las proximidades de la carretera de Castilla, a su paso por Narón, para trasladarse hasta Abegondo.  Al ser requerido para pagar por adelantado, pidió al taxista que lo llevase hasta un cajero pero, al llegar, sacó un cuchillo de cocina de pequeño tamaño y se lo colocó al cuello al profesional.

De muerte > Le exigió, según recoge el fiscal, 200 euros, pero su víctima no llevaba encima esa cantidad, con lo que le ordenó que diese aviso a algún conocido, para que le acercara el dinero y canjear así su libertad.
Así lo hizo el denunciante: telefoneó a otro taxista y le explicó que se encontraba retenido y que tenía que llevar 400 euros –el atracador ya había duplicado la cifra– a un matadero próximo. Como indica el escrito de acusación, el asaltante llegó a ponerse al teléfono para advertir al interlocutor de que si no llevaba esa cantidad mataría a su compañero.

En el maletero > Para viajar hasta el lugar pactado, el delincuente requirió al taxista para que se metiera en el maletero pero, dado que este se resistía a hacerlo, aceptó que se colocara en el asiento del copiloto. Fue durante esta maniobra que el hombre trató de huir, pero tropezó y su captor se abalanzó sobre él. A continuación, y siguiendo el relato de la Fiscalía, le clavó el cuchillo en la pierna “para privarle de su capacidad de deambulación”.
Tras el incidente, el agresor circuló hasta el lugar donde se había citado con el otro taxista, adonde llegó a las 3.45 horas. Sin embargo, quien le esperaba era un vehículo policial camuflado; al percatarse, el hombre desvió el coche hacia unas pistas forestales y huyó por ellas hasta que, en cierto momento, aminoró la marcha, lo que permitió que el perjudicado accionara el freno de mano y detuviera el vehículo. En ese momento, ambos emprendieron la huida a pie, cada uno por su lado, si bien el delincuente fue apresado aquella misma noche y enviado a prisión de forma cautelar.


 

Podría ir 13 años a prisión por secuestrar dos horas a un taxista a punta de cuchillo