No es categoría para viajar

Keko Gontán se lamenta tras un fallo durante el empate en casa del Guijuelo (0-0) el pasado domingo | alfaquí
|

El Deportivo sufrió el pasado domingo en Guijuelo la gran realidad de la Segunda División B, la ley del factor campo que tanto manda en la categoría de bronce.

Los blanquiazules ya han pagado el precio lejos de su feudo en dos de los tres encuentros que han jugado fuera de Riazor esta campaña —también empataron 0-0 en el Vero Boquete de San Lázaro frente al Compostela— pero allí no lo pasaron tan mal como en el Municipal Luis Ramos, donde los herculinos se vieron superados durante la mayor parte del encuentro por un rival que sabe exprimir al máximo las reducidas dimensiones de su terreno de juego y la superficie de hierba artificial.

Pero los pinchazos a domicilio no son un problema solo del Deportivo, sino que le ha tocado padecer a la gran mayoría de los equipos de la categoría y una rutina dentro del Grupo 1-A, uno de los más fuertes de la competición.

25 partidos se han disputado en el subgrupo de la escuadra coruñesa en las cinco jornadas que llevamos celebradas y solo cinco de ellos finalizaron con una victoria de la escuadra visitante.

El fin de semana que abrió la temporada fue cuando se produjeron más triunfos a domicilio, quizá porque los conjuntos estaban menos hechos.

El Pontevedra venció en Ferrol al Racing por 2-3, mientras que el Zamora ganó 0-1 en casa del Coruxo.

En aquella primera cita del curso también hubo dos victorias locales (2-0 de Unionistas al Compos y 2-1 del Depor al Salamanca) y un empate entre el Guijuelo y el Celta B (0-0).

A partir de la segunda jornada, se encareció el botín de los tres puntos como visitante. En aquella segunda fecha, solo el Racing saboreó la victoria lejos de su feudo. Los verdes ganaron 0-1 en casa del Celta B.

El fin de semana se completó con dos empates y dos triunfos de los conjuntos locales (el Salamanca y el Zamora).

De nuevo hubo una sola victoria de los equipos de fuera en las jornadas 3 y 4. En la tercera, el Depor fue el único que mojó como visitante —ganó en casa del Unionistas por 0-1—, mientras que los otros cuatro duelos se saldaron con dos victorias locales y dos empates.

En la cuarta, otra vez hubo dos triunfos de los de casa, dos partidos que acabaron en tablas y un conjunto que se llevó los tres puntos a domicilio, el Racing en Salamanca (1-2).

La tiranía de los locales se acrecentó en la última jornada. Unionistas, Guijuelo y Celta B vencieron en sus respectivos campos, mientras que los otros dos encuentros se saldaron con empates. Ni un solo triunfo a domicilio.

En total, en estos 25 partidos se han producido once victorias locales (44%), nueve empates (36%) y cinco enfrentamientos en los que han ganado los visitantes (20%).

No es categoría para viajar