La Policía “blindarᔠMaría Pita para evitar incidentes en la toma de posesión

|

El Ideal Gallego-2011-06-11-007-7a84f26b

  abel peña > a coruña

  El día de hoy verá la toma de posesión de los cargos electos municipales y precisamente por eso ha sido escogido por los  acampados del Obelisco para continuar con su calendario de movilizaciones. No estarán solos en la plaza de María Pita, donde también tienen previsto hacer visible su protesta otros grupos, entre ellos los afectados por la reconversión del Instituto Paseo das Pontes, pero también los miembros del grupo pro bicicleta Masa Crítica, que se plantean continuar con una marcha ciclonudista. Sin embargo, el delegado del Gobierno, Miguel Cortizo, señaló que “o concello en ningún momento nos pediu axuda”, pero añadió que, de todos modos, “sería unha irresponsabilidade non ter prevista unha resposta”.
Cortizo también insinuó que el Gobierno se siente preocupado por las informaciones de que podría haber infiltrados, entre los acampados, elementos más violentos y exaltados y puso como ejemplo el asalto que sufrió en Santiago la sede de “El Correo Gallego” del que se desvincularon los portavoces del movimiento del 15-M. El delegado reconoció el carácter pacífico que el movimiento siempre ha tratado de hacer patente y deseó que exhiban hoy un talante similar durante la ceremonia de toma de posesión del nuevo ejecutivo municipal por parte de Carlos Negreira, y que es, como recalcó, “el resultado de un proceso en el que se expresó la voluntad popular”.  
Respecto a si “esos elementos infiltrados” han sido detectados en el campamento del Obelisco, Cortizo se abstuvo de dar explicaciones alegando que son “datos reservados”, aunque fuentes policiales señalan que el delegado podría referirse a grupos afines a la desaparecida Casa das Atochas, que desde un primer momento la Policía Nacional temió que emplearan el movimiento 15-M para encubrir una protesta más violenta, como la que siguió a la demolición de la casa ocupada de Monte Alto.
En cualquier caso, estas mismas fuentes señalaron que, a día de ayer, la fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional.

Subdelegación > Cuando sí hicieron acto de presencia las grilleras de la Unidad de Intervención Policial (UIP) fue ayer durante una concentración de una veintena de los acampados frente a la Subdelegación del Gobierno, ante el teatro Colón. Los manifestantes protestaban contra el decreto ley que reforma la negociación del convenio colectivo que  se aprobaba hoy en el congreso y acudieron a través de la calle Real hasta la Subdelegación agitando pancartas en las que se podía leer mensajes como “Non quero traballar para o capital”, o “Lei pro patrón explotador”.
El subdelegado, Manuel Pose, recibió a tres representantes de los manifestantes en su despacho. “Le explicamos que consideramos que esta ley no nos representa”, explicó Nicanor Acosta. El jubilado, que, con su chaqueta, destacaba entre el resto de sus representantes, cuarenta años más jóvenes y que lucían piercings y tatuajes, reconoció que Pose “se había mostrado comprensivo, así que le pedimos que trasladara nuestro malestar a sus superiores”.
Pero, más allá de las manifestaciones, lo cierto es que la acampada del Obelisco está sufriendo el desgaste. Los días pasan y la protesta se ha polarizado en torno a dos grupos: uno apuesta por un consenso de mínimos ratificado en asamblea para poder levantar el campamento, mientras que el otro aboga por mantenerlo indefinidamente y rechaza cualquier acuerdo. Existe una persona que está comisionada para buscar ese acuerdo de mínimos, pero es bloqueada sistemáticamente.
Por el momento, una parte de los acampados tiene previsto manifestarse en María Pita con las manos pintadas de blanco y amordazados, pero más allá de eso, no presentan ninguna reclamación ni elaboran un proyecto que sirva para capitalizar la simpatía del público, que aún tienen: los conductores que circulaban por la avenida de La Marina tocaban el claxon para demostrar su apoyo cuando pasaban por delante de los manifestantes frente a la  Subdelegación.


 

La Policía “blindarᔠMaría Pita para evitar incidentes en la toma de posesión