Trabajo espera que los agentes sociales estén “a la altura” en el parón

Yolanda Díaz | aec
|

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, consideró que los agentes sociales deben estar a la “altura de las circunstancias” ante la medida de ampliar la paralización de ciertos sectores económicos no esenciales con un permiso retribuido y negó que se trate de una iniciativa improvisada.

“Improvisación no. Una medida de estas características no se hace en una noche”, recalcó Díaz en una entrevista en Antena 3, en la que dijo que es una medida “sensata” y que “ha llevado tiempo pulirla en términos jurídicos para acertar sobre las actividades mínimas esenciales”.

“Aunque la medida se elaboró con tiempo, trasladarla al BOE es complejo”, destacó en respuesta a las críticas del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que acusó ayer al Ejecutivo de aprobar el parón de la actividad económica que comienza ayer con “cierta precipitación” y sin consultar a la patronal.

La ministra de Trabajo incidió en que el Gobierno escuchó atentamente las peticiones tanto políticas como empresariales y recordó las reuniones permanentes que mantiene con los agentes sociales, en “cada hora y minuto”.

“El señor Garamendi, me consta, igual que los empresarios de este país y los sindicatos, están a la altura de las circunstancias de la situación que vivimos de extrema gravedad”, dijo, al tiempo que recalcó que esta última medida aprobada el domingo es el “arma para bajar la curva de contagios” de coronavirus.

“Hemos constatado que con una movilidad de fin de semana se paralizan los contagios”, insistió. También recordó que el líder del PP, Pablo Casado, pedía una paralización mayor de la actividad durante el debate del Pleno de Congreso la semana pasada.

Mientras, diversas patronales sectoriales se sumaron a la CEOE en su acusación al Gobierno de actuar con precipitación y no consultarles.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, lideró las críticas al señalar que ni siquiera se supieron los sectores afectados hasta la publicación en el BOE, a medianoche del domingo, del real decreto-ley, lo que dificultó su aplicación, pues ya habían comenzado a trabajar los turnos de noche.  “Hombre, pensamos que cierta precipitación hay en el asunto”, dejó claro Garamendi.

Sobre el permiso retribuido, descartó que genere problemas con los sindicatos y puso el foco en la pérdida de producción de empresas industriales que deben entregar productos en el extranjero y a las que este parón va traer consecuencias en su facturación y en la confianza de sus clientes.

Por su parte, el director general de la patronal siderúrgica, Unesid, Andrés Barceló, calificó de “chapuza” el real decreto-ley y pidió al Ministerio de Industria que aclare cuestiones qué hacer con los altos hornos.

El presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Miguel Garrido, advirtió de que la decisión del Ejecutivo deja a los empresarios “muchas dudas” por una “improvisación que no nos podemos permitir”.

Trabajo espera que los agentes sociales estén “a la altura” en el parón