Sanidade endurece las restricciones y la hostelería tendrá que cerrar por la tarde con su ocupación limitada

La hostelería tendrá que cerrar a las 18.00 horas y verá reducidos sus aforos internos y en las terrazas | quintana
|

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, avisaba hace una semana que A Coruña estaba bajo vigilancia especial de su departamento debido al aumento de contagios de coronavirus. La “preocupante” situación se confirmó ayer, cuando el titular de Sanidade confirmó que A Coruña (junto a Arteixo, Cambre y Culleredo) pasaban al nivel medio-alto de restricciones, que afectarán, principalmente a la hostelería, que tendrá que cerrar a las 18.00 horas y tendrá que reducir su ocupación.

Así, uno de los sectores más castigados por la pandemia vuelve a ser el objeto de las medidas restrictivas. Además del cierre más temprano, estos locales solo podrán tener una ocupación del 30% en el interior del establecimiento y del 50% en exteriores.

Además, se vuelven a limitar las reuniones con no convivientes, que solo podrán ser de cuatro personas, tanto en los locales de hostelería, como en el resto de la vida diaria.

Diferencia con Santiago
Junto a A Coruña, Santiago también estaba bajo vigilancia, la diferencia radicaba en el tiempo que ambas sobrepasaban las incidencias que preocupaban a Sanidade.

Así, mientras los datos preocupantes de A Coruña se remontan a la pasada semana, los de Compostela se extienden ya a varias semanas, motivo por el que pasó a las restricciones máximas.

La petición común para ambas, y extensible al resto de la comunidad, fue la que hizo García Comesaña, que llamó a los gallegos a “autoconfinarse” y limitar las interacciones sociales para frenar “a dispersión” do virus.

Reacciones 
Tras el anuncio de las nuevas restricciones, las reacciones no se hicieron esperar. Uno de los primeros fue el Ayuntamiento de A Coruña, que indicaba que respetarán todas las medidas tomadas por el Gobierno autonómico, pero, al mismo tiempo, reclamaban a la Administración gallega que dispongan más ayudas para los hosteleros, por ser, de nuevo, el sector más perjudicado.

Sin salir del consistorio coruñés, el grupo municipal popular pedía a los coruñeses extremar las precauciones y pedían seguir las directrices de Sanidade. Por su parte, el BNG también aludía al respeto a las restricciones y, al igual que el Gobierno local, pedían un paquete de ayudas a la hostelería, y también para el comercio de la ciudad.

El alcalde de Culleredo, José Ramón Riobóo, criticaba que el no endurecer las medidas en Navidad hace que su municipio pase de una situación favorable a volver a aumentar las medidas. El regidor de Cambre, Oscar García Patiño, lamentaba que las medidas se vuelvan a ceñir sobre el sector de la hostelería.

Sanidade endurece las restricciones y la hostelería tendrá que cerrar por la tarde con su ocupación limitada