Las playas reivindican su atractivo en un destino para turistas que no buscan sol

Mapa de calas y playas de A Coruña
|

Los estudios, los discursos y los planes turísticos insisten mucho en que A Coruña no es una ciudad a la que viajen personas buscando el sol y la playa, pero aún así el cambio climático y las altas temperaturas que se alcanzan en el municipio cuando deja de llover están descubriendo a los arenales como verdaderos atractivos para el público, aunque sea por  pura casualidad. 
El ejemplo de esa nueva querencia por estos espacios naturales de la ciudad está, sin ir más lejos, en que la playa de Riazor se lleva cuatro de cinco estrellas en la plataforma Tripadvisor y en que, incluso el Plan Estratégico de Turismo (PET), las ve como parte de una cartera de recursos a explotar con control.
El Consorcio de Turismo subraya, en su página web, que las principales son las de Orzán y Riazor, “situadas en pleno corazón de la ciudad y bordeadas por el Paseo Marítimo”. “Esta localización las convierte en un gran atractivo para los turistas, siendo además punto de encuentro de surfistas buena parte del año”, deja claro la reseña oficial que da el Ayuntamiento –a través del Consorcio– a los posibles visitantes.
Un estudio cuya referencia se incluyó en ese Plan Estratégico de Turismo (PET) puntualiza que últimamente hay bastantes visitantes que seleccionan A Coruña para disfrutar de sus arenales colocando el municipio “por delante de ciudades de tradición playera vacacional como San Sebastián, Alicante y Santander” y tan solo Barcelona se adelanta. Así, a pesar de que desde Alvedro hay vuelos a Palma de Mallorca, Gran Canaria y Tenerife, la localidad también se convierte en receptora de bañistas. Tanto para los vecinos de la ciudad y de su entorno, como para los turistas (fundamentalmente españoles), el hecho de que hasta cinco playas puedan presumir de contar con la bandera azul que otorga la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac) implica una garantía de calidad. 
Con esa confianza para pasar unas horas en cualquier arenal los usuarios se distribuyen por su cuenta y son expertos como el director de Seguridad del Ayuntamiento, Carlos García Touriñán, los que se saben al dedillo el perfil de bañistas o cazadores de rayos solares de cada punto. l

Las playas reivindican su atractivo en un destino para turistas que no buscan sol