Investigadores revelan la evolución genética del virus en el inicio de la pandemia en España

Varias personas con mascarillas caminan por el centro de Barcelona | enric fontcuberta
|

Investigadores del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) publicaron un estudio que analizó la evolución y diversidad genética del coronavirus SARS-CoV-2 en España al inicio de la pandemia.  

Los resultados, detallados en la revista “Journal of Virology”, permiten establecer un “mapa” de la transmisión geográfica de las diferentes variantes genéticas del virus, una información que ayuda a explicar la dispersión del SARS-CoV-2 y su evolución.

Los autores de la investigación pertenecen a la Unidad de Virus Respiratorios y Gripe, la Unidad de Inmunopatología del Sida y la Unidad de Biología y Variabilidad del VIH, todas ellas pertenecientes al Centro Nacional de Microbiología, y las unidades de Genómica y Bioinformática del ISCIII. 

Según concluyen estos expertos, la transmisión temprana del SARS-CoV2 en España se debió a un “efecto fundador”.

De esta manera, las variantes del SARS-CoV-2 que llegaron primero a España fueron las que se impusieron en los inicios de la circulación del virus, lo que explicaría la alta frecuencia de variantes del clado denominado en la literatura como 19B.  

Los clados son grupos o “familias” de virus que comparten su historia evolutiva y que poseen un antepasado común.

A medida que el virus circulaba surgieron variantes virales que contenían una mutación en la posición 614 de la espícula del virus (D614G), que fueron sustituyendo a las variantes iniciales que carecían de esta mutación y que llegaron a imponerse gracias a la ventaja evolutiva que supone y que puede que les otorgue una mayor capacidad infectiva.

El estudio explica que las variantes genéticas más frecuentes al principio de la epidemia acabaron siendo sustituidas por otras variantes virales caracterizadas por presentar la mutación D614G, que se asocia a mayor capacidad de trasmisión. 

Esta mutación en la proteína de la espícula del virus le dota de una ventaja evolutiva, lo que le permitió imponer su circulación a lo largo del tiempo y llegar a ser la variante dominante.

El primer objetivo de la investigación fue analizar la diversidad genética y la distribución viral observada en los primeros 12.500 genomas de SARS-CoV-2 publicados en la base de datos Gisaid, procedentes de todos los países que hasta el momento habían secuenciado el virus y entre los que se incluían un total de 290 genomas de España procedentes de 11 comunidades diferentes. 

En concreto, 61 de estos genomas fueron secuenciados en el ISCIII y procedían de virus presentes en muestras respiratorias recibidas en el CNM entre la última semana de febrero y la primera de marzo, según explican los investigadores. 

En su trabajo se detectaron al menos 62 introducciones de diferentes variantes de SARS-CoV-2 en España a lo largo de los primeros meses de la pandemia. La mayoría de estas variantes se agruparon en tres clados denominados en la literatura como 20A, 20B y 20C.  
Además, el estudio determinó que cuatro de las 62 variantes introducidas de SARS-CoV-2 detectadas en España dieron lugar a cuatro “clusters” de transmisión local, que incluían 110 secuencias diferentes del virus. 

Por otro lado, un estudio llevado a cabo por científicos del Houston Methodist Hospital (Estados Unidos), y en el que se analizaron a más de 5.000 personas de Houston con Covid-19, avisó de que una de las mutaciones genéticas que está acumulando el coronavirus puede hacerlo “más contagioso”. 

Investigadores revelan la evolución genética del virus en el inicio de la pandemia en España