Los enfermeros de La Paz trataron de evitar que el padre se arrojara con su hija

04/02/2017 Sánchez Martos visita el centro coordinador del SUMMA. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, ha afirmado este sábado que los enfermeros del Hospital de La Paz trataron de evitar qu
|

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, afirmó ayer que los enfermeros del hospital de La Paz trataron el viernes de evitar que un padre se arrojara con su hija desde una altura de 12 metros (lo que provocó la muerte de ambos), y que se está atendiendo psicológicamente a la madre.
Así lo indicó durante una visita al centro coordinador del Summa y en relación al “desgraciado” suceso que tuvo lugar en el hospital de La Paz cuando un hombre se arrojó con su hija de un año por una ventana en presencia de su madre, justo cuando los tres se disponían a salir del hospital tras haber estado la menor ingresada en el centro.
La Policía Nacional tomó declaración a la madre para determinar si el hombre se arrojó con la menor tras una discusión de pareja. Fuentes próximas al caso apuntaron que el hombre, antes de precipitarse por la ventana, se dirigió a la madre y le espetó: “Te voy a dar donde más te duele”.
Sánchez Martos indicó que será la Policía la encargada de confirmar si el suceso se puede considerar como un caso de violencia de género y que lo “más importante” ahora es unirse “al dolor de esta madre”. Según afirmó el consejero, los profesionales de enfermería intentaron evitar que el padre se arrojara con su hija. Además, detalló que hay profesionales que requirieron asistencia psicológica fruto del “estrés postraumático” tras contemplar lo ocurrido.
“Los médicos y los enfermeros también lloramos, no estamos hechos de hielo. Todos están sufriendo lo que se denomina síndrome de estrés postraumático”, apuntó el consejero para insistir en que los afectados por el suceso están en seguimiento psicológico. Preguntado sobre si los padres tenían problemas sociales, el consejero dijo que no puede confirmarlo todavía, pero señaló que el sistema sanitario público de Madrid “es sociosanitario”, que integra a “profesionales sociales” que trabajan conjuntamente con los clínicos y que determinan cómo dar el alta a los pacientes. Las altas no se producen “por un criterio administrativo ni político, sino clínico y social”, dijo. El hombre que se tiró por la ventana tenía varios antecedentes, uno de ellos por malos tratos hacia una mujer que no es la madre de la menor, informaron fuentes policiales.
El Grupo V de Homicidios de la Policía Nacional tomó declaración a la madre de la pequeña, que sufrió una crisis de ansiedad, y explicó que la relación que tenía con su pareja era “totalmente normal”, añadieron fuentes de la investigación.
De confirmarse que se trata de un crimen de violencia de género, la bebé sería la primera menor asesinada en el marco de la violencia contra su madre de este año. 
Desde que en el año 2013 se comenzaran a recoger estadísticas de los hijos de las víctimas de violencia de género, se cuentan un total de 15 homicidios de menores en España. nEl consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, afirmó ayer que los enfermeros del hospital de La Paz trataron el viernes de evitar que un padre se arrojara con su hija desde una altura de 12 metros (lo que provocó la muerte de ambos), y que se está atendiendo psicológicamente a la madre.
Así lo indicó durante una visita al centro coordinador del Summa y en relación al “desgraciado” suceso que tuvo lugar en el hospital de La Paz cuando un hombre se arrojó con su hija de un año por una ventana en presencia de su madre, justo cuando los tres se disponían a salir del hospital tras haber estado la menor ingresada en el centro.
La Policía Nacional tomó declaración a la madre para determinar si el hombre se arrojó con la menor tras una discusión de pareja. Fuentes próximas al caso apuntaron que el hombre, antes de precipitarse por la ventana, se dirigió a la madre y le espetó: “Te voy a dar donde más te duele”.
Sánchez Martos indicó que será la Policía la encargada de confirmar si el suceso se puede considerar como un caso de violencia de género y que lo “más importante” ahora es unirse “al dolor de esta madre”. Según afirmó el consejero, los profesionales de enfermería intentaron evitar que el padre se arrojara con su hija. Además, detalló que hay profesionales que requirieron asistencia psicológica fruto del “estrés postraumático” tras contemplar lo ocurrido.
“Los médicos y los enfermeros también lloramos, no estamos hechos de hielo. Todos están sufriendo lo que se denomina síndrome de estrés postraumático”, apuntó el consejero para insistir en que los afectados por el suceso están en seguimiento psicológico. Preguntado sobre si los padres tenían problemas sociales, el consejero dijo que no puede confirmarlo todavía, pero señaló que el sistema sanitario público de Madrid “es sociosanitario”, que integra a “profesionales sociales” que trabajan conjuntamente con los clínicos y que determinan cómo dar el alta a los pacientes. Las altas no se producen “por un criterio administrativo ni político, sino clínico y social”, dijo. El hombre que se tiró por la ventana tenía varios antecedentes, uno de ellos por malos tratos hacia una mujer que no es la madre de la menor, informaron fuentes policiales.
El Grupo V de Homicidios de la Policía Nacional tomó declaración a la madre de la pequeña, que sufrió una crisis de ansiedad, y explicó que la relación que tenía con su pareja era “totalmente normal”, añadieron fuentes de la investigación.
De confirmarse que se trata de un crimen de violencia de género, la bebé sería la primera menor asesinada en el marco de la violencia contra su madre de este año. 
Desde que en el año 2013 se comenzaran a recoger estadísticas de los hijos de las víctimas de violencia de género, se cuentan un total de 15 homicidios de menores en España. n

Los enfermeros de La Paz trataron de evitar que el padre se arrojara con su hija