A fuego muy lento

Un gol de Lara y las intervenciones de Carlos Abad permitieron al Deportivo sumar otros tres puntos | quintana
|

Otro destello en un partido gris iluminó el camino a la tercera victoria y el cuarto partido sin perder para un Deportivo que avanza más rápido en puntos que en juego. Tiene pinta de que los ingredientes se quedan escasos para el ambicioso plato que hay que elaborar esta temporada o que, por ahora, no mezclan, pero esta receta no puede quedar mal. La sensación que queda es que en la despensa hay mucho más fútbol que el que sale a relucir en la puesta en escena. Por ahora, la propuesta es más bien sosa. Los blanquiazules cocinan a fuego muy lento, pero, por ahora, van salvando el plato.

Fernando Vázquez explicó  antes del partido que el momento de jugar con dos delanteros se acerca, pero ayer mantuvo, de inicio, el 4-2-3-1, con Claudio Beauvue como único referente ofensivo. Bergantiños se situó en el eje de la zaga por la baja de Derik y la situación de Borja Granero, con molestias desde hace un par de semanas (ayer tuvo minutos en el segundo acto). En el centro del campo entró como titular Uche Agbo. 

El equipo coruñés apostó por la presión alta en los primeros segundos y Beauvue comprometió al exdeportivista Alberto Domínguez en la salida del balón. Sin embargo, el Deportivo no estuvo acertado en esos albores del encuentro, a diferencia del anterior choque de la temporada, cuando encontró el gol de la victoria ante Unionistas con un golazo de Héctor Hernández. Borges regaló un córner al Coruxo, Lara falló un pase fácil y Nacho González estuvo desacertado en la toma de decisiones y la ejecución. Era solo el principio.

Al Coruxo le sirvió con tapar líneas de pase y cortar las progresiones de un Deportivo previsible, incómodo con el balón, sin verticalidad, sin profundidad y con las individualidades desconectadas.

Los vigueses crecieron desde la organización, basculando el juego y acercándose a los dominios de Carlos Abad con un disparo de Mateo Míguez (min.14) que se fue a la derecha del portero, y con una vaselina que intentó Antón de Vicente desde casi la medular al ver al guardameta del Depor adelantado (min.32).

El equipo dio un paso adelante en los últimos minutos de la primera mitad. De una falta ce Andriu a Lara cerca del córner surgió la mejor opción de los blanquiazules. Keko ejecutó directo y entre el portero y el larguero rechazaron el disparo. Bergantiños recogió de cabeza, pero el esférico acabó en poder del guardameta que en su etapa como deportivista llegó a ir convocado dos veces con el primer equipo, una con Joaquín Caparrós y otra con Miguel Ángel Lotina.

El Deportivo pisó el acelerador antes del descanso y el Coruxo, el freno. Los herculinos invadieron el área, pero no concretaron sus opciones. Al menos, tuvieron el ritmo que se le requiere, como mínimo, a un equipo que busca el ascenso. 

Polémica
El Deportivo tuvo más amplitud en el inicio de la segunda parte. De dentro hacia fuera jugaron los blanquiazules y un pase filtrado por Bergantiños en el segundo minuto dejó solo a Lara ante el portero, al que batió ya con la jugada anulada por un fuera de juego que no era. 
Esa acción polémica precedió el gol del Deportivo a los 55 minutos, una jugada larga, con conducción de Keko Gontán hacia dentro, la aparición de Borges en la media luna del área, el túnel voluntario de Beauvue para dejar pasar el esférico, y la llegada de José Antonio Lara, que cruzó el balón con la derecha al palo largo de la portería del Coruxo. 

El equipo de Míchel Alonso respondió con un disparo de Álex Ares a las manos de Abad y una falta que colgó con precisión Antón de Vicente, cabeceó Andriu y sacó a córner, con muchos reflejos, el guardameta deportivista.

Triple cambio
Vázquez reaccionó con un triple cambio  con la entrada de Miku, Gandoy y Galán, que tuvo el segundo con un disparo seco. El Deportivo no cerró el partido en esa ocasión y Jairo tuvo el empate, también de cabeza, segundos después. Solo en el área pequeña, perdonó el empate a centro de Aitor Aspas.

Gandoy tuvo minutos para demostrar calidad, aunque le faltó puntería para batir a Alberto a los 82 minutos y precisión para ver el desmarque de Uche Agbo, que va sobrado en Segunda B, un poco después. 

El míster volvió a retocar el equipo con la incorporación de Borja Granero para dar respiro a Jorge Valín. Mujaid pasó al lateral derecho y Granero ejerció de central a la izquierda de Bergantiños.

Pérdidas de tiempo
Con la mínima diferencia en el marcador, el Deportivo acabó perdiendo tiempo en su casa ante el Coruxo. Héctor Hernández recibió una amarilla por ralentizar un saque de esquina que pudo acabar en el segundo tanto, ya en el descuento, pero el lateral amonestado no pudo superar a Alberto y, a continuación, Miku envió el balón a las nubes para poner el cierre a otro espectáculo gris, como el día, pero con tres puntos más, que es lo que cuenta.

A fuego muy lento