“Domingos se sentía derrotado y sin fuerzas para solucionar esto”

el defensa canario dio la cara tras la ‘espantada’ de domingos paciencia patricia g. fraga
|

El capitán del Deportivo, Manuel Pablo García, fue el encargado de hablar con los medios de comunicación tras la ‘espantada’ de Domingos Paciencia, quien dimitió a primera hora de la mañana y ni siquiera se presentó al entrenamiento en Abegondo.

El lateral derecho reconoció que el entrenador portugués, con el que se reunieron los capitanes del equipo (Manuel Pablo, Valerón y Riki) y Lendoiro el sábado tras el partido con el Granada y el domingo por la noche, no se sentía con fuerzas de sacar al conjunto coruñés de la delicada situación que atraviesa.

“Domingos venía con mucha ilusión, pensaba que podía cambiar esto, pero tras las cuatro derrotas seguidas, no encontraba la solución y se sentía un poco derrotado, sin fuerzas y, sobre todo, decía que no encontraba la solución. Nos dijo que todavía hay tiempo y que se puede cambiar la situación, pero que él no se veía con fuerzas”, manifestó el veterano futbolista, quien aclaró que la renuncia del entrenador portugués no se debió a ningún tipo de desavenencia con ningún jugador ni con la directiva blanquiazul.

“El míster habló sinceramente con nosotros y dijo que no tenía ningún problema con nadie ni con el club y que no quería nada. Lo único que piensa es que él no lo ha conseguido y que todavía hay tiempo y que puede venir otro que a lo mejor dé con la tecla”, explicó el veterano futbolista, quien apoya la marcha de Domingos Paciencia si el luso no se sentía con fuerzas de pelear por la permanencia.

“Está claro que si no se siente con fuerzas y él mismo va derrotado... Ya a nosotros nos falta coger confianza y si él no la tiene, todavía es peor, porque ahora necesitamos gente con ánimo, con ganas y con confianza de cambiar la situación”, continuó el capitán del cuadro herculino, quien informó de que la plantilla se enteró ayer por la mañana de la dimisión del técnico portugués y apuntó que tanto el sábado por la noche como el domingo los capitanes transmitieron a Paciencia el apoyo de todo el vestuario.

No podemos ser un equipo derrotado de antemano; tenemos que animarnos

“El sábado estaba todo en el aire. El míster nos comunico que estaba sin fuerzas, pero, por si él pensaba que el vestuario estaba dividido y en su contra, le dijimos que estabamos con él y anoche un poco más de lo mismo. Así que estábamos esperando a ver cómo estaba el míster y esta mañana nos han comunicado eso, que se ha llegado a un acuerdo mutuo y que ha dejado el club”, añadió.

Pese a la dimisión de Domingos y a su incapacidad para hacer reaccionar a la plantilla coruñesa, Manuel Pablo reconoció que los máximos responsables de la paupérrima temporada que está realizando el equipo son los jugadores.

“Yo siempre he dicho que los principales culpables somos nosotros, pero el cuerpo técnico también tiene que tener fuerza. Sabemos que quedan quince jornadas y estamos a seis puntos, por eso estamos buscando cosas positivas porque todo lo que nos rodea es negativo. Necesitamos buscar ánimos entre nosotros e incluso en gente que ha tenido experiencias peores, como el Zaragoza el año pasado, que estaba peor. Pero nos falta ese impulso de conseguir un resultado positivo y, ya que no lo hemos conseguido, por lo menos no parecer un equipo derrotado de antemano porque nos está faltando la confianza ahora mismo”, comentó el capitán blanquiazul.

“Los jugadores hemos hablado y hemos dicho que tenemos que estar más unidos que nunca, coger confianza, animarnos, no ser un equipo derrotado. Ya desde los entrenamientos, en vez de agachar la cabeza y bajar los brazos cuando un compañero falla un pase, tenemos que animarnos, que es lo que necesitamos. Tenemos que coger confianza y animarnos y es la única manera de revertir la situación porque tampoco estamos muy confiados y siempre pasa algo que nos hace perder los partidos”, arengó.

El zaguero canario aseguró que Augusto César Lendoiro les ha transmitido su plena confianza en que la salvación aún es posible.

“Incluso en la reunión que tuvimos con el míster, él estaba animado y diciendo que quedaba tiempo, que se puede sacar y trató de transmitirnos confianza y animar al míster en ese sentido. Lo que importa es que aunque la gente sepa que es difícil, piense que hay tiempo y confíe en que se puede sacar”, sentenció.

“Domingos se sentía derrotado y sin fuerzas para solucionar esto”