La Policía Local llegó a contabilizar hasta 40 cruces ocupados en la ciudad

|

Lo cierto es que desde el año pasado, la insistencia de las autoridades municipales ha hecho desaparecer una de las pocas formas que tenían que los conductores de entretener la interminable espera de los semáforos: los artistas callejeros. En lugares como la avenida de Alférez Provisional, frente a la Delegación de Gobierno, era habitual que un malabarista caminara sobre el paso de cebra arrojando bolos al aire. “También había un tragafuegos delante de la Casa de los Peces, escupiendo llamas ahí, delante de los conductores. Podría haber provocado un accidente”, recuerdan en el Ayuntamiento. A juicio de las autoridades, la situación estaba descontrolada, porque a los coloridos artistas callejeros se encontraban los menos alegres pero igualmente insistentes vendedores de pañuelos de papel en las intersecciones de la avenida de Arteixo con la ronda de Outeiro, o la plaza de Cuatro Caminos. En el momento álgido, hasta 40  cruces en toda la ciudad llegaron a estar ocupados por vendedores o artistas callejeros.

inseguridad para la circulación
En opinión de las autoridades, solo era cuestión de tiempo que se produjera un accidente que acabara en atropello, porque unos y otros se movían por la calzada infringiendo la ley de seguridad vial. Apelando a ello, la Policía logró también expulsar a los vendedores y artistas, incautando la mercancía en el caso de los primeros. n a.p..

La Policía Local llegó a contabilizar hasta 40 cruces ocupados en la ciudad