El Ayuntamiento eliminará el botellón de los jardines de Méndez Núñez

16 junio 2018 A Coruña.- cientos de kilos de baura en los jardines de Méndez Núñez marcan el último gran botellón del curso
|

El Ayuntamiento está decidido a poner punto y final durante este mandato a un problema que afecta desde hace años a uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad: el botellón en los jardines de Méndez Núñez.

“Van a quedar liberados del botellón”, aseguró ayer en relación a este espacio la concejala de Bienestar social, Yoya Neira, reflejando el pensamiento y las intenciones de la alcaldesa y el equipo de gobierno.

Con el regreso de los jóvenes tanto a las aulas escolares como a las universitarias los jardines de Méndez Núñez vuelven a sufrir los efectos de esta actividad que tiene sus mayores concentraciones en las noches de jueves, viernes y sábados.

Una de las principales preocupaciones del Gobierno local es que “la mayoría de los participantes son menores”, un aspecto que reflejó Neira en Voces de A Coruña. La concejala explicó que cada vez es más frecuente que jóvenes de entre 12 y 14 años participen en este tipo de congregaciones y por ello una de las vías para combatir el botellón será la concienciación no solo a nivel familiar, sino también desde los centros educativos.

El Ayuntamiento trabaja desde hace semanas en alternativas de ocio para los jóvenes como una de las maneras para erradicar el botellón porque el objetivo no es que se elimine de los jardines de Méndez Núñez y se traslade a otros puntos de la ciudad, sino que los jóvenes apuesten por otro tipo de actividades más saludables para las noches de los fines de semana.

 

Naves do Metrosidero

En este sentido debería jugar un papel destacado la puesta en funcionamiento de las Naves do Metrosidero, un espacio dedicado al ocio juvenil en el que habrá tres recintos centrados en los deportes urbanos, otro para actividades de aprendizaje y talleres, y un tercero para aspectos artísticos. Las instalaciones contarán con zonas exteriores en las que también se fomente la convivencia, pero el consumo de alcohol estará completamente prohibido.

El proyecto fue puesto en marcha por el anterior equipo de gobierno y los trabajos están prácticamente finalizados en la antigua sede de la Comandancia de Obras. Sin embargo, el Ayuntamiento se encontró con un problema y es que las instalaciones carecen de sistema de ventilación, lo que impide su uso.

El objetivo es acabar con una práctica que afecta a la salud de los menores y al estado del espacio público

Todavía se desconocen cuáles serán las medidas que ponga en marcha la Administración local para acabar con el botellón en los jardines de Méndez Núñez, pero es probable que se hagan públicas en las próximas semanas.

Estas medidas también irán encaminadas a la protección de los jardines de Méndez Núñez, un aspecto que pasa por la declaración como Bien de Interés Cultural de este espacio. “Tenemos que protegerlos por su riqueza para la ciudad, porque no se puede consentir cómo aparecen al día siguiente”, aseguró Yoya Neira.

Los jardines de Méndez Núñez son el último reducto para el botellón multitudinario después de que se eliminase de otros lugares como la plaza de Azcárraga o la del Humor, en los que la presión vecinal tuvo mucho peso para que anteriores gobiernos se decidiesen a acabar con esta práctica en esos espacios.

 

Ordenanza

La ciudad cuenta con una ordenanza para regular la convivencia y el ocio en el espacio público que incluye el consumo de alcohol en la vía pública.

Esta normativa entró en vigor en julio de 2008 e impide las grandes concentraciones en la vía pública entre las diez de la noche y las ocho de la mañana.

Una vez que entró en vigor, el primer espacio en el que se comenzó a aplicar fue en la plaza del Humor, que aquellos años suponía el punto de encuentro de centenares de jóvenes los fines de semana para consumir alcohol. Estas reuniones ocasionaban graves problemas de convivencia por la existencia de viviendas y provocó que los vecinos de la zona iniciasen una serie de protestas para acabar con esta práctica, algo que se erradicó con la ordenanza.

El otro punto en el que se realizaban botellones era en la plaza de Azcárraga, en la que se producían los mismos problemas que en la plaza del Humor. Finalmente, ambos lugares fueron declarados como zona de especial protección y así se acabó con el consumo de alcohol.

Por aquel entonces también había botellón en los jardines de Méndez Núñez, pero al no haber viviendas afectadas directamente por las concentraciones provocó que se haya mantenido hasta ahora, cuando cobra especial importancia la protección del espacio público de una de las zonas verdes más populares de la ciudad.

El Ayuntamiento eliminará el botellón de los jardines de Méndez Núñez