El PP muestra el informe que avaló en 2015 la obra de la cubierta de Riazor

|

El grupo municipal del Partido Popular mostró ayer los documentos que confirmaban en 2015 la viabilidad de las obras de las cubiertas de Riazor, por lo que tachó al alcalde, Xulio Ferreiro, de haber estado “estafando” al deportivismo dos años y de haber cancelado “por un capricho político” el contrato con la empresa adjudicataria, Dragados.
El concejal Martín Fernández Prado exhibió documentos como el acta de replanteo del 17 de junio de 2015, firmada por el promotor, la dirección de obra y la adjudicataria, que dice textualmente que “se verifica que la ejecución del proyecto es viable y sin reserva por parte del contratista”. Además, un documento de marzo de 2016 del Servicio Municipal de Edificación reza que “se solicite al contratista la continuación de las obras en los términos establecidos en el proyecto y en su oferta” y “en relación a la solicitud de la empresa adjudicataria de suspensión temporal total se propone su desestimación al entenderse resuelta la incidencia surgida”.

viabilidad técnica
En abril de 2016, dos catedráticos y un profesor de Estructuras de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de A Coruña (UDC) realizaron otro informe, apuntando que “las obras de reparación de las cubiertas del estadio de Riazor son completamente viables desde un punto de vista técnico”, por lo que el Servicio de Edificación del Ayuntamiento volvió a requerir a Dragados, en ese mismo mes, que continuase las obras en los términos establecidos inicialmente.
Ya en mayo de 2016, el Ayuntamiento trasladó a la empresa su decisión de “desestimar la solicitud de suspensión de la ejecución del contrato de obra”, así como “cualquier derecho indemnizatorio a favor de la contratista”, a la que le requiere que “en un plazo de 10 días hábiles a contar desde la notificación del acuerdo, presente el programa de trabajos”.
Según Martín Fernández Prado, el regidor coruñés debe “dimitir y pedir disculpas” por haberse “sometido a los intereses de la adjudicataria al anular el contrato sin solicitar una indemnización y devolviéndole el aval de 107.000 euros y  perjudicando a los aficionados, que continuarán sufriendo las consecuencias del retraso injustificado hasta 2020”.
Por otra parte, desde el grupo popular critican la ausencia de Ferreiro en la reunión de este miércoles. “Convocó la reunión con el Deportivo y el día anterior llamó al presidente para comunicarle su ausencia porque iba a Lugo a una reunión a la que podía haber acudido cualquier otro concejal”, dijo el edil del PP, quien acusó a Ferreiro de “no dar la cara”.
“El PP contrató un informe del estado de la cubierta en 2011, en 2012 decidió y presupuestó las actuaciones a seguir, además de sustituir 600 metros cuadrados, en 2013 encargó el proyecto de reforma, en 2014 licitó la obra y en 2015 la adjudicó y la dejó firmada. Son tres años de retraso y, de haberse respetado el contrato, las obras estarían finalizadas este verano”, concluyó Prado.

El PP muestra el informe que avaló en 2015 la obra de la cubierta de Riazor