Las intensas lluvias superan los cien litros por metro cuadrado en Santa Comba

Copia de 2016-01-08 00_06_59-021ID.pdf - Adobe Acrobat Professional
|

El nuevo temporal de viento y lluvia que azotó la Costa da Morte durante la noche y buena parte del día de ayer, tampoco dejó incidencias graves. Las principales anomalías volvieron a ser las atascos de las redes de alcantarillados y el anegamiento de algún que otro tramo de carretera y paseos, problema éste que amenaza con ir a más en el caso de que las precipitaciones sigan cayendo durante mucho tiempo.
Según se desprende de los datos facilitados por Meteogalicia, a las nueve de la noche de ayer las precipitaciones superaron los cien litros acumulados por metro cuadrado en Santa Comba, las cuartas más altas de Galicia solo superada por los más de 179 litros de Xesteiras, los 165 de la isla de Sálvora y los 109 de Pereira. A esa misma hora, la estación de Zas rozaba los 76 litros por metro cuadrado, mientras que en Coristanco llegaban a los 62. En Vimianzo superaban los 50 litros, en tanto que en Malplica iban más de 44, en Camariñas más de 31 y en Carballo se rondaban los 31 litros.
En lo tocante al viento, las ráfagas más fuertes de Galicia se registraron en Cedeira (125,64 km/h) y en el municipio ourensano de Cabeza de Manzaneda (116,28). El tercer valor en importancia fueron los 114,48 kilómetros por hora alcanzados en Vimianzo y en el municipio ourensano de Avión. En otros lugares de la Costa da Morte como Carnota o Santa Comba la fuerza del viento estuvo cerca de los 100 km/h., cuando no los superó como ocurrió en Malpica (104).

Anegamientos 
Las incidencias más notables que dejó tras de si el nuevo temporal de lluvia y viento de la jornada siguiente al día de Reyes fueron los desbordamientos de cauces, los atascos en la red de alcantarillado y la caída de algún que otro árbol. En Carballo Protección Civil tuvo que retirar una rama de un árbol que dificultaba el acceso rodado a la unitaria de Bértoa. También hubo que señalizar un vial situado en las inmediaciones de la urbanización Riotorto porque el cauce fluvial amenazaba con desbordarse. Otro punto con problemas de este tipo fue el de Soutullo, en la zona de A Braña limítrofe con Coristanco.
En el propio término coristanqués un vecino de Vilar y otro de la capital del municipio solicitaron la ayuda de Protección Civil por problemas en la red de alcantarillado que amenazaban con anegar parte de sus viviendas. 
El Grupo Municipal de Emergencias de Ponteceso también fue alertado a las 02:51 horas para que retirase un árbol que cayó sobre la carretera Coristanco-Santa Comba, poco antes del núcleo de A Rabadeira. Poco después de las 2 de la madrugada los efectivos del GES habían tenido que intervenir debido a que un poste del tendido eléctrico y telefónico cayó al paso de la carretera AC-552 por las inmediaciones del cruce de Oca, en Coristanco, y dejó semicortado uno de los carriles.
En municipios de la comarca de Soneira como Vimianzo y Zas también hubo desbordamientos de cauces fluviales. En el segundo caso el río Grande anegó por completo el paseo fluvial de Baio.

Prevención en Carballo
Por otra parte, y en directa relación con el tema de los temporales, desde el Concello de Carballo informan de que en días pasados se procedió a realizar labores de limpieza en el río Anllóns a su paso por la capital del municipio. Los trabajos pretendían, según señala el concejal de Obras e Servizos, Lois Lamas, retirar determinados “tapóns” que dificultaban el normal discurrir del agua y amenazaban con causar desbordamientos.
La limpieza se llevó a cabo en el tramo fluvial comprendido entre el Bosque do Añón y el Muiño do Quinto, y para ello fue necesario contar con la autorización expresa de Augas de Galicia, organismo dependiente de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta.  El Concello de Carballo suele realizar este tipo de trabajos de manera habitual para evitar problemas durante la época de lluvias. El ente local participa asimismo en el Proxecto Ríos, organizado por la asociación ecologista Adega y que en Carballo cuenta con la colaboración de la asociación ecologista Senda Nova. En 2015 uno de los regatos en los que se realizó la campaña de  limpieza fue el carballés de Rego da Balsa y durante la misma 13 voluntarios retiraron más de 50 kilos de desechos. Desde el Concello solicitan la colaboración ciudadana para el cuidado de los ríos.

Las intensas lluvias superan los cien litros por metro cuadrado en Santa Comba