Las plazas sufren una caída de los encargos de marisco para Navidad

Lo que más se compra es camarón, cigala y rape patricia g. fraga
|

La guerra de precios navideña está a la vuelta de la esquina. Pero de momento en las pescaderías de los mercados coruñeses se vive una calma que no es propia de esta época. La mayoría de las placeras reconocen que otros años ya manejaban importantes cantidades de reservas para Navidad, si bien este año los encargos van muy lentos.
“Se nota que la gente está más comedida”. La presidenta de la Asociación de Comerciantes de San Agustín, Ángela Barrán, reconoce que los coruñeses están reservando poco para las fiestas si bien sí reciben encargos desde fuera de Galicia. De la misma opinión son las placeras de As Conchiñas pues, por ejemplo, la pescadera María Lebedinsky afirma que “de momento” no maneja ninguna petición. “Apenas preguntan los precios mientras que antes sí te consultaban sobre el precio en el que pueden estar las cosas por Navidad”, asegura.
“De momento apenas tenemos encargos cuando otros años por estas fechas ya teníamos varios”, coinciden en la Pescadería Sonia de Elviña, algo que también ocurre en la plaza de Lugo según comentan en distintos puestos. Pese a todo ellas, junto con las de San Agustín, son las que más compras pendientes tienen en sus libretas.
En un contexto de crisis, los coruñeses parecen haber cambiado la estrategia de consumo y se mueven más por el impulso al comprar aquello que ven a buen precio cuando visitan los mercados para el menú de diario.
Prueba de que no hay una predisposición inicial de los clientes al gasto es que el jefe de cancha de la lonja, Ignacio Iglesias, confirma que los placeros no están comprando más que otros años. “No hay mucha variación con respecto a otros años”, insiste, ya que si la hubiese se podría explicar la decisión de congelar. Pero esta parece únicamente movida por la casualidad. “La gente empieza a llevar nécora o centolla, que hay muy poquita este año, y cigala para congelar”, aclaran en Elviña, donde puntualizan que la nécora “buena” está entre 22 y 24 euros y por eso la gente se decide antes de lo previsto.

productos sin cambios
“Estamos animando a congelar porque hay productos cuyo sabor no sufre tanto y este año solo hay de margen un día para venir a la plaza para preparar la cena de Nochebuena”, subrayan en la plaza de Lugo.
En muchos puestos ya han tenido la oportunidad de vender santiaguiños, camarones o cigalas que se guardarán para dentro de una semanas. Algunas placeras recuerdan que si ahora se encuentra camarón “por 70 u 80 euros el kilo en Navidad puede llegar a los 200” y las centollas, por ejemplo, pueden doblar su precio.
“Lo que más se congela es el camarón, la cigala o el rape”, concreta Barrán, que cree que también acabarán por congelarse “la lubina o el besugo” aunque cuando las fechas señaladas estén más próximas. Pese a todo Lebedinsky augura “que sí habrá bajada porque la gente esperará hasta el final y dependiendo de lo que haya hará lo que pueda; si el año pasado se hicieron esfuerzos este año no se harán porque la gente vive al día”. n

Las plazas sufren una caída de los encargos de marisco para Navidad