Más de 276.500 coruñeses viven en la pobreza y el riesgo de exclusión social

El Ideal Gallego-2015-03-05-007-e5cf54af
|

La Fundación Barrié y Cáritas lucharán juntas contra la perpetuación de los efectos de la crisis económica en Galicia en términos de pobreza y riesgo de exclusión social. La institución benéfica avanzó ayer, durante la firma de un convenio entre ambas entidades, que en la actualidad “hay 276.573 coruñeses” en esta situación límite. Por ello, el programa de Atención a menores y educación familiar intentará evitar que los jóvenes abandonen los estudios y sigan entrando en ese bucle al que están sometidas sus familias.
El presidente de la Fundación Barrié, José María Arias Mosquera, anunció ayer la rúbrica de un convenio en materia de educación con Cáritas para “poner un granito de arena para ayudar a reducir las dramáticas consecuencias de la crisis”. Arias habló en particular de las personas que se han visto empujadas a la supervivencia al borde o ya en la exclusión social.
El secretario general de Cáritas Española, Sebastián Mora, fue más allá y explicó que la recesión “ha afectado de una manera importante a los índices de pobreza relativa”. Aunque resaltó que antes –entre los años 2000 y 2007– ya se había generado “un modelo que producía pobreza”, Mora aclaró que 276.573 coruñeses del poco más de 1.100.000 personas que viven en la provincia se encuentran sometidos a la pobreza “y/o en la exclusión”.
Si bien es cierto que varios indicadores gallegos resistieron un poco mejor que los del resto del país, la desigualdad se incrementó un punto más que en otras zonas del Estado.
De hecho, en 2013 en Galicia los voluntarios y trabajadores de la institución solidaria atendieron a 54.106 personas y beneficiaron a 140.733.
Mora reflejó la situación aludiendo al porcentaje de población que está en la pobreza severa y que se traduce en 132.000 gallegos. Además, fruto de la crisis “han aumentado los trabajadores pobres de un 10% a un 14%”. Es decir, según el representante, muchos ciudadanos viven por debajo del umbral límite pese a contar con un puesto laboral y un salario.

cambiar la dinámica
Es precisamente en este contexto en el que se hace preciso el convenio firmado ayer, que impulsará una pequeña ayuda para reducir estos índices en el futuro.  “Hay que focalizar la atención en los hijos menores de las familias en esta situación previniendo el fracaso escolar porque este perpetúa la espiral de exclusión de las familias”, reflexionó Arias.
En su opinión, la forma de evitar que las nuevas generaciones prosigan sometidas es apoyarlas dándoles el “soporte económico y social necesario” para que continúen estudiando.
“Somos conscientes de que el problema no es solo educativo, sino que tiene una dimensión social y familiar y, a veces, un pequeño impulso marca totalmente la diferencia”, insistió el máximo dirigente de la Fundación Barrié.
El director general de la misma, Javier López, subrayó que la  iniciativa –que ya ha arrancado pese a que la presentación oficial no se desarrollase hasta ayer– tiene “cuatro objetivos”. “Que los padres sean conscientes de que tienen un rol relevante para que los niños vayan al colegio; ayudar en las actividades escolares y extraescolares; reducir las carencias formativas del entorno familiar y ayudar a optar por actitudes personales y sociales justas”, enumeró.
Para ello, los profesionales de Cáritas establecerán como líneas de trabajo el cuidado del entorno, el apoyo económico y la realización de campañas educativas y de sensibilización.
Todo ello contará con un presupuesto de 300.000 euros –de los que la Barrié aportará 150.000– que se distribuirán entre las cinco organizaciones diocesanas que existen actualmente en Galicia.

Más de 276.500 coruñeses viven en la pobreza y el riesgo de exclusión social