Los tripulantes del “Ratonero” dicen que faenaban y niegan vínculos con la droga

GRA212. VIGO (PONTEVEDRA), 06/10/2014 .- Tripulantes del pesquero "Ratonero", que en febrero del año 2012 transportaba 90 fardos con más de 2.000 kilos de cocaína cuando fue abordado en alta mar, hoy en el primer día de juicio,
|

Los tripulantes del pesquero “Ratonero”, que en febrero de 2012 transportaba 90 fardos con más de 2.000 kilos de cocaína cuando fue abordado en alta mar, alegaron ayer que no son un grupo organizado y que solo faenaban, aunque uno de ellos declaró que no pescaron nada.
La sección quinta de la Audiencia de Pontevedra acogió ayer la primera de las cuatro jornadas del juicio, que quedó suspendido el pasado mes de junio por la convalecencia de uno de los acusados.
En total, se sientan en el banquillo nueve procesados para los que la Fiscalía pide entre 16 y 19 años de cárcel.
Les imputa la presunta comisión de un delito contra la salud pública en cantidad de extrema gravedad, cometido mediante la utilización de embarcación en el seno de una organización delictiva dedicada al narcotráfico, y otro de pertenencia a organización criminal.

alijo
En febrero de 2012, Vigilancia Aduanera abordó en alta mar e interceptó el pesquero, con puerto base en O Grove, con 90 fardos con más 2.201 kilos de cocaína valorados en el mercado en más de 90 millones de euros.
Días más tarde fueron detenidos en Madeira los tres tripulantes de la planeadora supuestamente encargada de llevar la droga hasta la costas gallegas y que huyeron al percatarse de la presencia de las fuerzas de seguridad hasta la isla portuguesa por carecer de autonomía al no poder repostar la gasolina que cargaba el “Ratonero”.
El dueño y patrón del pesquero, José Luis D.D., a quien el fiscal le atribuye un papel destacado respecto al resto de tripulantes, indicó ayer en la vista que solo él “y nadie más” tomaba las decisiones, dictaba las órdenes, y estipulaba la ruta y las artes de pesca a emplear, y manifestó que la elección de la tripulación fue “aleatoria”.
Así, los tripulantes del “Ratonero” declararon que no se conocían entre sí, solo al patrón, a excepción de uno, Albino G.P., que indicó que no se enteró de cuándo se embarcó la droga incautada, 2,2 toneladas de cocaína, valorada entonces en más de 90 millones de euros.
Comentó que el barco estuvo averiado y que anduvo en la sala de máquinas, donde “el ruido es infernal”, y contó que fue en la bodega donde vio los fardos, pero no dijo nada, preso del miedo: “Pensé que lo mejor era tener la boquita cerrada”.
Este mismo acusado reconoció también que no habían pescado más que algunos ejemplares que había consumido la propia tripulación.
El colombiano Anyer Eduardo H.C., que en ese momento estaba en libertad condicional por una condena previa por narcotráfico, negó ser representante en España de un cártel sudamericano y señaló que se embarcó para trabajar como marinero, de “aprendiz”, en un buque con aparejos suficientes para una marea de unos veinte días, según el testimonio del patrón y de sus compañeros en alta mar.
Jorge C., cuñado del dueño y patrón del pesquero, negó que hiciera labores de logística, más allá de llevar agua.

Los tripulantes del “Ratonero” dicen que faenaban y niegan vínculos con la droga