“Este año hemos evitado hacer referencias a la crisis porque ya cansa”

|

El Ideal Gallego-2011-06-22-016-b2af3ced

  entrevista de h.h.

José Romero- maestro fallero

José Romero es desde hace varios años el artífice de la gran escultura de cartón piedra que se quema en Riazor la noche de San Juan. Sin la falla, la noche meiga no sería lo mismo. El fallero se pasa más de cuatro meses trabajando en la construcción de una figura de más de quince metros de altura. Ha guardado el secreto de la temática de este año hasta el último momento, pero desde su colocación en el arenal herculino los personajes de la falla han dejado de ser un misterio. Este año hacen referencia a la política, al mundo del fútbol y, como no podía ser de otra manera, a las brujas, un trío corona la colosal torre que arderá mañana.
—¿Ya no es un secreto de Estado la temática de la falla de este año?
—Ya no. Hoy colocaremos la última pieza de todas. En el carrusel se pueden ver varias personalidades políticas locales que hacen referencia a las pasadas elecciones de mayo. Negreira lleva ya el bastón de mando y Losada lo sigue de cerca en lo que parece una carrera por el poder.
—¿Y el Deportivo también estará presente en la quema de este año?
—El descenso del Deportivo también me ha dado muchas ideas. Aparecen jugadores blanquiazules, alados y empujados por alguna bruja, que simbolizan que tienen que ser apoyados para regresar a Primera. Otra de las alegorías hace alusión a las decisiones políticas que han marcado el año como la Ley del Tabaco o la de reducir la velocidad máxima en las autopistas a 110. Este año no metimos ninguna alusión a la crisis porque ya era repetirse un año más. Ya cansa.
—¿La lluvia estos días anteriores a la quema puede llegar a ser un problema?
—No todo lo contrario. Trabajamos mucho más a gusto porque no hay bañistas y las máquinas pueden trabajar a su aire. Así los niños no se acercan a la falla hasta el día señalado. La lluvia no afecta a la estructura.
—¿Qué material ha utilizado para su construcción?
—Es de cartón-piedra, un material que es resistente y que al mismo tiempo no es nada contaminante. Además, lleva un poco de fibra que la hace más robusta. En Valencia o Alicante, por ejemplo, se usa un material más moderno como el poliestireno expandido, más ligero y moldeable aunque altamente contaminante al tratarse de un material plástico.
—¿Este año es una de las fallas más altas que se recuerdan?
—Bueno, no se piense. Mide unos quince metros de alto, lo que pasa es que este año da la impresión de ser más alta por el efecto óptico.
—¿Cuánto ha tardado en diseñar y construir este gigante?
—Cuatro meses. Es un proceso largo porque detrás existe un trabajo previo muy grande. En el taller hemos trabajo entre 8 y 10 personas.
—¿El montaje tampoco es sencillo?
—Ya no. Hoy colocaremos la última pieza y hemos necesitado una grúa enorme. Colocaremos un unicornio en la cima del carrusel, que es típico en este tipo de estructuras infantiles.
—¿Y la crisis? ¿Afectan también los recortes a su escultura?
—No la verdad es que no hemos sufrido recortes en este sentido. La falla es un símbolo muy importante de estas fiestas, que no serían lo mismo sin ella.
—¿Ha quedado contento con el trabajo?
—Sí. Estoy muy contento, ha sido un trabajo duro, pero muy gratificante. Espero que a los coruñeses les guste como ha quedado y disfruten de la noche meiga.


 

“Este año hemos evitado hacer referencias a la crisis porque ya cansa”