Culleredo abre las calles de Sanjurjo de Carricarte y Hersa a los vehículos

Copia de El Ideal Gallego-2013-12-21-022-115599dc
|

El Ayuntamiento de Culleredo ha llegado a un acuerdo con los comerciantes de las calles de Hersa y Sanjurjo de Carricarte para permitir la entrada de vehículos. Señalan desde el gobierno local que con esta medida esperan “impulsar la actividad comercial de la zona”.
Como explica el primer teniente de alcalde, José Ramón Riobóo, a partir de ahora las citadas calles se convertirán en semipeatonales en horario de 09.00 a 21.00 horas. Además, se habilitará unas nuevas plazas de aparcamiento exprés que permitan a los ciudadanos la realización de compras en los negocios del entorno.
Como explican desde el Ayuntamiento, esta posibilidad se planteó en la última reunión de la Mesa de Comercio en donde están presentes representantes del sector, Riobóo y la concejala de Promoción Económica, Marta Iglesias.
Acordada la medida, la administración apuntó la necesidad de acometer primero las obras de reforma y humanización de las calles. Ahora, añaden, una vez concluidos los trabajos, el Ayuntamiento “ha ejecutado de inmediato el acuerdo para ya ofrecer este servicio a los comerciantes en estas fiestas navideñas y reforzar así su actividad”.

Sistema
Los aparcamientos exprés estarán ubicados en las calles que han sido reparadas, es decir, Hersa y Sanjurjo de Carricarte. Como en el resto de espacios de este tipo del municipio, el estacionamiento tendrá un tiempo máximo limitado.
Al tiempo, señalan que este mismo sistema se establecerá para la zona de carga y descarga, con una duración máxima de treinta minutos, “posibilidad introducida en la ordenanza aprobada en el pleno del mes pasado”, recuerdan.
Con ello, inciden desde el gobierno local, el acceso a las calles semipeatonales en el mencionado horario queda limitado a “usuarios del comercio de la zona, además de residentes y usuarios de garajes, quienes también podrán entrar el resto de horas”, matizan.

Vigilancia
Uno de los puntos en los que hacen especial hincapié desde el equipo de gobierno es en que la Policía local ejercerá un “control exhaustivo” en la zona, explica Riobóo. Aclara que el objetivo de esta vigilancia no es otro que evitar la entrada de vehículos pesados, que con anterioridad supuso uno de los principales problemas para el mantenimiento en buenas condiciones de las calles.
En este sentido, recuerda que existe una prohibición a vehículos de más de 3,5 toneladas de peso. De esta forma, para los trabajos de carga y descarga será necesario emplear un vehículo que no sobrepase este tonelaje si “quiere usar la zona especial del interior de las calles”. De lo contrario, añade, tendrá que hacer uso de la zona existente en la avenida de Ribados.
Los agentes también se encargarán de garantizar que se respeten las nuevas condiciones de las calles en cuestión. Es decir, se asegurarán de que el “empleo del aparcamiento exprés sea correcto”, apunta Riobóo.

Culleredo abre las calles de Sanjurjo de Carricarte y Hersa a los vehículos