El Gobierno local solicita una ayuda para mejorar el servicio de la Oficina de Turismo

|

El Gobierno municipal ha solicitado una subvención de la Diputación para mejorar el servicio de la Oficina de Turismo y hacer frente a los gastos de personal de la instalación, que se prepara para el período con más actividad del año.
El grupo socialista de Arteixo animaba el viernes al Gobierno local a que pidiese esa ayuda provincial para poder abrir la instalación de turismo los fines de semana y festivos, a lo que el alcalde, Carlos Calvelo, responde que la instalación abre “durante el verano todos los días de la semana, incluidos los domingos por la mañana, y en invierno durante la semana y los sábados por la mañana”. 
Calvelo, que asegura que el pasado jueves se solicitó por registro la subvención de la Diputación para este cometido, pide al portavoz socialista, Martín Seco, “que se informe de los horarios de la oficina antes de hacer estas peticiones”. Por su parte, los socialistas de Arteixo consideran que el servicio de turismo se mantiene “baixo mínimos y sin ningún tipo de iniciativa interesante”.
El PSOE exige al alcalde que se esfuerce en “impulsar firmemente” la economía del municipio, algo que lograría si la Oficina de Turismo “estivese aberta as fins de semana e festivos, que é cando maior número de turistas podemos recibir”, dice el portavoz, Martín Seco. 
“No anterior mandato escoitamos a cotío a Calvelo e ao seu equipo da necesidade de poñer unha política de turismo para axudar ao desenrolo económico do noso concello, pero pasados cinco anos a realidade é que, despois de marear a media pantilla municipal, o servizo está baixo mínimos”, critica Seco.
La oficina de Turismo de Arteixo abrió sus puertas el 13 de agosto de 2012. Entre las preguntas más frecuentes sobre turismo en el municipio, los temas que más interesan a los visitantes son la Costa da Morte, la playa de Barrañán, dónde practicar surf y el gigante textil del polígono de Sabón, Inditex.

El Gobierno local solicita una ayuda para mejorar el servicio de la Oficina de Turismo