Gago, cuando halló en su coche el arma con que mataron a Carrasco: “Esto no tenía que estar aquí”

|

La hermana de la policía local Raquel Gago relató ayer el momento en que su hermana encontró en el interior de su coche el bolso con el arma que se utilizó para matar a Isabel Carrasco. Según Beatriz, su hermana repetía “¡Esto no tenía que estar aquí, esto no tenía que estar aquí!” y lo hacía “muy nerviosa” y “con la respiración entrecortada” porque “casi no podía hablar”.
Así lo explicó esta testigo dentro del procedimiento judicial por el crimen de la que fuera presidenta de la Diputación de León, que sienta en el banquillo a la autora confesa del asesinato, Montserrat González, a su hija Triana Martínez, y a la policía local Raquel Gago.
Beatriz indicó que se encontraban ella, su hermana y Lorena, amiga de ambas, intentando introducir dentro del coche de Raquel una bicicleta y mientras esta intentaba sacar unas garrafas de agua que estaban en el interior de su vehículo, una de ellas se derramó y vertió todo el agua dentro del coche, momento en que Raquel –como así sostuvo en el juicio– se dio cuenta de la presencia del arma.
“Se puso muy nerviosa, se le corta la respiración y dice: ¡cuando vi a Triana!”, indicó Beatriz Gago en relación a su hermana que, en ese momento, sostenía en sus manos el bolso que contenía el arma. Esto ocurrió 30 horas después de crimen, sobre las 19.30 del día 13 de mayo.
Raquel Gago sostuvo en su declaración que Triana Martínez introdujo en su coche el bolso con el arma homicida, minutos después del asesinato, sin que ella se diera cuenta porque estaba “enfrascada” en una conversación con un controlador del aparcamiento regulado.

bolso manipulado
En ese momento, cuando se percataron de la existencia del arma, Beatriz le dijo a su hermana: “¡Llama a la Policía, llama a la Policía!” y entonces Raquel llamó a un agente que conocía, Nacho, porque le habían visto en televisión en el puente donde asesinaron a Isabel Carrasco y creía que estaba en el grupo que investigaba el crimen. 
En cuanto a la actuación de los policías de Burgos, Beatriz denunció que manipularon el bolso que contenía el arma homicida. 
Uno de ellos, añadió, “lo tiro por el suelo, lo lanzó donde cayó y allí lo dejó. Lo sacó del coche con un boli, lo enganchó y lo arrojó al suelo”, insistió. 

Gago, cuando halló en su coche el arma con que mataron a Carrasco: “Esto no tenía que estar aquí”