El Real Madrid destroza a un Andorra irreconocible

GRAF3648. MADRID, 22/12/2019.- El alero argentino del Real Madrid, Gabriel Deck (2i), lanza a canasta ante la defensa de David Walker (i), Nacho Llovet (2d) y Clevin Hannah, jugadores del Morabanc Andorra, durante el partido entre ambos equipos correspond
|

El Real Madrid destrozó al Andorra en su último partido del año en su fortín del WiZink Center, donde no acusó el cansancio tras su quinto partido en los últimos diez días ante un rival que, mermado por las bajas y negado ante el aro, pagó muy cara su nefasta primera parte.

Aunque sólo fue un espejismo, salió mas fallón que de costumbre el equipo blanco, que solo fue capaz de sumar tres canastas en juego en los cinco primeros minutos, lo que permitió el dominio inicial de los visitantes, aunque con mínimas ventajas.

Hasta que despertó el recién renovado Randolph, quien con cinco puntos seguidos puso por delante a los suyos. Los locales metieron una marcha más para dominar unos primeros diez minutos de poco brillo (24-12).

Tormenta blanca
Pero eso no fue nada para lo que le vendría encima al Andorra en la reanudación. El Madrid seguía disfrutando y sumando sin oposición y sellaba su aro, en el que solo recibió una canasta, de Musli, en todo el segundo cuarto. Ese fue el paupérrimo botín andorrano en trece minutos para olvidar en los que encajó un parcial de 37-2 que dejó el partido visto para sentencia al término de la primera mitad (50-14).

El Andorra espabiló tras el paso por vestuarios y fue capaz de anotar en cuatro minutos casi los mismos puntos que en toda la primera mitad. Con la remontada como misión imposible, al menos empezaron a producir en ataque y a lavar su imagen.

Tras el atracón previo, el Madrid se relajó. Pablo Laso aprovechó para rotar su banquillo y la diferencia bajó hasta los 30 puntos. Para mantener a sus hombre activos, el técnico vitoriano llegó a pedir un tiempo muerto al ver que la ventaja empezaba a menguar mínimamente, y al último cuarto se llegó con los andorranos 33 abajo (70-37, min 30).

Con todo visto para sentencia desde mucho antes, los últimos diez minutos tuvieron poca historia. El intercambio de canastas no varió el guion del partido aunque una buena racha del los andorranos desde el perímetro les permitió maquillar algo el marcador.

El Real Madrid destroza a un Andorra irreconocible