A Grela se convierte en el espejo en el que se miran los parques de Bomberos

el ala rehabilitada del parque de bomberos albergará las comunicaciones en el bajo quintana
|

El 8 de marzo es el patrón de los bomberos, San Juan de Dios. Es habitual que el Ayuntamiento aproveche esta circunstancia para reconocer la labor de los bomberos jubilados o para presentar un nuevo equipamiento para el cuerpo, pero en esta ocasión es el propio parque de bomberos el que se viste de gala o más bien de vidrio, porque la nueva fachada acristalada ya puede verse en A Grela, reluciente como un espejo. Según el director de Seguridad Ciudadana y jefe del Cuerpo, Carlos García Touriñán, confían en que las reformas que se están llevando a cabo en los últimos meses estén listas para ese día: “Por lo menos, la primera fase de las obras”.

El día de su patrón el servicio municipal pretende inaugurar sus nuevas infraestructuras en el polígono

Tras la gran cristalera se alojará a nivel del suelo, el centro de coordinación y control de bomberos, donde se reciben las llamadas y se instala la mayor parte del equipo informático del parque. Cuando funcione, las comunicaciones pasarán de ser analógicas a digitales.

En el piso superior se encontrará la futura Unidad de Prevención e Investigación del servicio de bomberos. Será desde esta primera planta donde se estudien los planes de autoprotección de los edificios antes de que los documentos vayan a parar a la Xunta, que es el nuevo papel asignado por el Ayuntamiento a Bomberos, mientras que Protección Civil se encargará de la prevención en eventos de masas.

Touriñán está convencido de que mucho antes del 8 de marzo estará rematada la construcción del anexo, así que solo queda la incógnita de si todo el equipo estará instalado antes del día del patrón o se irá instalando a lo largo del mes. Antes de que se termine la primera fase ya se ha empezado una segunda, que Touriñán califica de “más ambiciosa” y que pretende albergar todos los medios materiales con los que cuenta el Cuerpo. Está previsto que el edificio, de una sola planta, alcance una superficie útil de 458 metros cuadrados y disponga de puertas de acceso, tres desde el exterior y cinco desde el interior del parque.

 

segunda fase

Además de una zona para el aparcamiento de vehículos dispondrá de otra para la exposición de los coches clásicos que el Ayuntamiento adquirió en 1927. “Los tres primeros que tuvo el parque, con matriculas correlativas. Queremos que los ciudadanos los vean, porque son una joya histórica”, afirma.

Una vez erigida la construcción se demolerá la actual nave que existe en el parque, con lo que se dispondrá de un nuevo espacio para las labores de formación que desarrollan los bomberos. Además, en 2013 el Ayuntamiento pretende ejecutar la segunda fase de mejora de la red de hidrantes y adquirir dos vehículos nuevos, uno ligero de auxilio y otro de rescate en altura. La Concejalía de Seguridad Ciudadana comprará también mobiliario nuevo para el puesto de control.

Cuando todo esté terminado, el Ayuntamiento se habrá gastado cerca de un millón de euros de las mermadas arcas municipales, pero el parque de A Coruña se habrá convertido en las instalaciones más modernas de su clase en toda la comunidad autónoma, a decir de los expertos consultados: todo un espejo en el que mirarse.

A Grela se convierte en el espejo en el que se miran los parques de Bomberos