Italia triplicará el despliegue militar en el Mediterráneo para evitar más naufragios

Copia de El Ideal Gallego-2013-10-14-019-b324dae3
|

El primer ministro italiano, Enrico Letta, anunció ayer que desde hoy enviará una fuerza militar de carácter humanitario para patrullar el Mediterráneo y evitar así más naufragios de barcos de inmigrantes.
En las últimas horas, más de 30 personas han perdido la vida en un naufragio que sigue al del pasado día 3, cuando al menos 359 personas murieron frente a las costas de Lampedusa.
El mandatario italiano anunció el envió de militares durante su participación en un acto organizado por el diario “La Repubblica”. “Puedo anunciar que desde mañana –por hoy– una fuerza militar humanitaria, naval y aérea, será enviada para hacer más segura esta parte del Mediterráneo, que en estos días se ha convertido en una tumba”, dijo.

"no puede esperar"
Según el primer ministro, se triplicará la actual presencia de las unidades navales en dotación en el Canal de Sicilia. Letta explicó que es necesaria una intervención inmediata y que “no puede esperar”, pero subrayó que después Italia dirá a la Unión Europea que hay que impulsar Frontex, Eurosur y que es necesario revisar el Convenio de Dublín.
El primer ministro italiano hizo notar que Frontex –la agencia Europa para la gestión de fronteras– tiene su sede en Varsovia y da la impresión de que se ocupa solo de una parte de las fronteras y no de las del mar, que provocan la muerte. Por ello, considera que es necesaria una sede de esta agencia en el Mediterráneo.
Letta también aseveró que no comparte la actual ley sobre inmigración italiana, la polémica Bossi-Fini, que, entre otras cosas, tipifica como delito la inmigración ilegal, y que la aboliría.
Sin embargo, el partido Pueblo de la Libertad, que forma parte del Gobierno de coalición, defiende la ley. No obstante, Letta explicó que necesita “una nueva legislación en materia de asilo” pues el tema clave es cómo acoger a los refugiados que llegan desde estados como Siria.
Se debe garantizar el derecho de asilo y “en el Mediterráneo debe garantizarse de una manera diferente que en el resto de Europa”, añadió.
Por otro lado, los inmigrantes, en su mayoría sirios, supervivientes del naufragio del viernes en aguas de Malta  aseguraron que mientras estaban zarpando los libios les dispararon e hirieron a tres. Los medios de comunicación italianos publicaron ayer los testimonios de varios de los 146 supervivientes del naufragio del pasado viernes y que fueron trasladados a un centro de acogida en La Valeta.
El sirio Molhake al Roarsanm, de 22 años, explicó que viajaban en la barcaza que se volcó unas 400 personas, y a su salida de Zwara (Libia) fueron sorprendidos por libios que ordenaron que se detuvieran, pero como los traficantes no lo hicieron, comenzaron a disparar.
Las autoridades maltesas informaron de que se ha detenido a una persona de origen tunecino que se cree era el traficante que capitaneaba la embarcación.
Los inmigrantes pagaron cerca de 1.000 euros cada uno por el viaje en mar desde Zwara, pero quien venía desde otros países pagaba mucho más, algunos hasta 3.000 euros.

Italia triplicará el despliegue militar en el Mediterráneo para evitar más naufragios