Montero culpa a los “errejonistas” del “hostigamiento” a Iglesias

|

La dirigente y portavoz ajunta de Podemos en el Congreso, Irene Montero, justificó ayer la “llamada a la responsabilidad” al sector liderado por el secretario Político, Íñigo Errejón, porque algunas de la “actitudes” mostradas por integrantes de esta corriente de forma “voluntaria o involuntaria” son “dañinas” para el partido y para el secretario general, Pablo Iglesias y, por lo tanto, contribuyen al “hostigamiento” que este sufre por parte de “las élites políticas y económicas”.
“Hay actitudes que involuntaria o voluntariamente han terminado haciendo daño y la militancia lo ha percibido así. Hacen daño a la militancia y a Podemos y por eso decidimos hacer una llamada a la responsabilidad”, ha argumentado la jefa de gabinete de Iglesias en declaraciones en el Congreso.
Según Montero, la campaña “Íñigo, así no” lanzada por el sector partidario de la tesis del secretario general era necesaria para que se escuchase la voz de las personas que, como ella, defienden a Iglesias y su proyecto, después de que algunos integrantes de la corriente “errejonista” tuvieran actitudes “dañinas” al cuestionar la destitución como portavoz en la Asamblea de Madrid de José Manuel López.
“Creo que era importante que se escuchase la voz de quienes creemos que hay que defender a Pablo frente al hastío y al hostigamiento al que está siendo sometido, porque eso es defender el proyecto. Pero ha habido actitudes que han dañado”, enfatizó minutos antes en declaraciones en La Sexta.
En ambas intervenciones, Montero defendió que la “responsabilidad” de los miembros de Podemos es desarrollar un “debate fraterno” y no desarrollar actitudes que solo dividen y dañan a Podemos como son, a su juicio, la de “utilizar los medios de comunicación para atacar a compañeros o debatir en los medios lo que no se debate en los órganos” de la formación.
También justificó su participación en la campaña para llamar a la “responsabilidad” a los “errejonistas” el secretario de Organización, Pablo Echenique, aunque reconoció que el resultado “no fue bonito”. “La campaña fue algo dura, no me sentí bien diciendo las verdades que tenía que decir, y por eso le mandé un abrazo a Íñigo, pero había que decirlas”, explicó en declaraciones a Cuatro.
“No fue bonito lo que vimos en Twitter, estoy de acuerdo, pero sí tenemos que apuntar aquellas cosas que no sirven. Cuando esta formación es la única esperanza que tiene la gente en nuestro país tenemos una doble responsabilidad”, avisó.
Por ello, aunque se pensó “mucho” participar en esa campaña –según reconoció–, decidió hacerlo “por responsabilidad”. “Yo he venido a Podemos a que cambiemos la sociedad, a decir lo que pienso cuando veo que estamos dando pasos atrás en términos de ser una formación unida y fuerte”, apostilló.
“Me pareció que no era completamente bonito lo que estábamos haciendo pero había que hacerlo. Había que decir esas cosas y después le mandé un abrazo a Íñigo”, dijo.

Montero culpa a los “errejonistas” del “hostigamiento” a Iglesias