La hostelería pide a la Marea negociar los cambios en terrazas del casco viejo

el ideal gallego-2018-11-03-013-d550e8ce
|

Algunos hosteleros de la Ciudad Vieja no han tardado en reaccionar al anuncio del Ayuntamiento de que regulará las terrazas de la zona de manera inminente. La Asociación de Hostelería de A Coruña, que ha recibido varias llamadas de compañeros con locales en el casco histórico, está a favor de que la adaptación a la ordenanza se extienda a toda la ciudad pero demanda al Gobierno local que le dé la posibilidad de negociar o debatir los cambios. El colectivo recuerda que las circunstancias son especiales dado que la peatonalización llevada a cabo el pasado mes de junio ya se ha dejado notar un poco en las cuentas de los establecimientos.

No son muchas, pero las hay. En la Ciudad Vieja también presumen de zonas privilegiadas al aire libre en las que tomar algo y hay cierto temor ante el anuncio del Consistorio de  que en breve se limitará la colocación de sillas y mesas en la vía pública siguiendo el criterio de facilitar el paso a los servicios de emergencias –como se hizo en vías como La Franja o La Estrella– pero también otras consideraciones. El lunes se habló con vecinos y comerciantes de tener en cuenta parámetros patrimoniales, según las pendientes de las calles y visuales, pero los establecimientos de hostelería dicen haberse enterado por los medios. 

Por ello, la Asociación de Hostelería de A Coruña recibió algunas llamadas. Ante el desconcierto, el presidente del colectivo, Héctor Cañete, asegura que “la norma debe ser igual para todos indistintamente de si están en Troncoso, en la Ciudad Vieja o en Monte Alto”, sin hacer demasiadas variaciones para que no exista la “competencia desleal”. 
En previsión de los cambios, el representante solicita a los concejales de la Marea que los tenga en cuenta “para hablar porque muchas veces son distantes y se olvidan de contar con algunas asociaciones que representan al tejido asociativo”. 

Posible despoblación
En este caso hace referencia a la agrupación de forma directa porque muchos también forman parte de la entidad en defensa del comercio de la Ciudad Vieja. Cañete pide, sobre todo, que se eviten los cambios de criterio constantes y la “inseguridad jurídica”

Por si no hay intercambio de opiniones con el Consistorio, solicita que se estudie cada terraza de manera personalizada y que se “intenten cuidar los negocios porque la Ciudad Vieja ya es muy propensa a la despoblación”. Además, “al haber quitado el tráfico una de las posibles consecuencias es que se convierta en una zona muerta” por la bajada de visitantes, a lo que no contribuiría una retirada de terrazas total. l

La hostelería pide a la Marea negociar los cambios en terrazas del casco viejo