El nuevo modelo de residencia universitaria “indigna” a los vecinos de Castro de Elviña

|

El Ideal Gallego-005

p. g. l. > a coruña
  No sólo la Universidad está descontenta con la decisión de la Xunta de anular el concurso para la construcción de una residencia universitaria pública, con el fin de convocar uno nuevo para que sea una empresa privada la que se encargue de la construcción y explotación del inmueble a través de una concesión. Los vecinos de Castro de Elviña, afectados por las expropiaciones para poder levantar la instalación, aseguran sentir “indignación” tras el cambio de modelo adoptado por el Gobierno gallego.


“Aquí non están comprando terreos, senón que están expropiando para facer unha residencia pública”, denuncia Carlos Maceiras, el portavoz de los residentes. Pero los vecinos de este núcleo no sólo están “indignados” por el cambio de titularidad del edificio. Aseguran que hace meses que no han vuelto a tener noticias del acuerdo para los realojos de las dos familias afectadas, dependiente de la Xunta.
Según explica Maceiras, fue el  ex delegado del Gobierno gallego, Diego Calvo, el que se comprometió a llevar personalmente el tema, con el fin de que se cumpliesen las demandas de los vecinos, que, tal y como indica, pasaban porque se mantuviese el convenio adoptado con el anterior bipartito de la Xunta, en el que se establecía que los afectados por las expropiaciones serían realojados en el propio núcleo.
Durante una reunión con Calvo el 18 de agosto del año pasado se establecieron las bases de las negociaciones. A mediados de septiembre de 2010, los vecinos de Castro de Elviña recibían el borrador del convenio de colaboración, que, en un principio, los residentes vieron con buenos ojos, ya que en el mismo, el Gobierno gallego se comprometía a que el realojo definitivo de los expropiados se realizase en el propio núcleo. Además, se establecía que las familias que ya habían recibido una orden de desalojo de sus casas, pudiesen permanecer en ellas hasta el inicio de las obras.

Encuentro > Tras un parón de varios meses, Maceiras asegura que pedirán una reunión con la nueva delegada de la Xunta en A Coruña, Belén Do Campo, y con el alcalde, Carlos Negreira. “Xa fai tempo que solicitáramos outro encontro con Calvo, pero marchou sen decir adiós”, cuenta molesto el portavoz de los afectados de Castro de Elviña, que confía en que el delegado provincial “deixara recado de como estaba a situación aquí”.
Maceiras le pide a las administraciones que apliquen “o sentido común” en este asunto. Considera que “a pelota está agora no tellado da Xunta”, ya que asegura que los vecinos no abandonarán el núcleo “sen ter unha alternativa de realoxo definitiva”.
El portavoz de los afectados del Castro de Elviña recuerda que los vecinos lo único que demandan “é que se cumpla a normativa á hora de tomar unha decisión”, que, según indica, pasa porque el Gobierno gallego reubique a las familias en el mismo núcleo. “O proxecto da residencia universitaria ten que ser un tema conxunto, no que se teñan en conta as persoas que viven no entorno”, insiste el representante del núcleo, que recuerda que la Xunta había hablado de pagarle un alquiler en la zona a las familias afectadas.
Maceiras achaca este parón en las negociaciones a las elecciones del pasado mes de mayo. “É lamentable que os veciños teñamos que estar sometidos aos seus intereses partidistas”, se queja este vecino de Castro de Elviña, que asegura que los residentes “seguirán loitando polos seus dereitos ate o final do proceso”.


El nuevo modelo de residencia universitaria “indigna” a los vecinos de Castro de Elviña