La sala Garufa Club revivirá la magia de los guateques con el directo de Los Fabulosos

El Ideal Gallego-2014-12-28-015-8d469b8e

Ahora que están de moda los conciertos tributo, la sala Garufa  y Polyrock presentan el día 3 en bandeja una vuelta a los guateques con “El Penúltimo Guateque”, donde Los Fabulosos le darán la bienvenida a 2015 al ritmo de la música de los años 60.
Las canciones prodigiosas serán la banda sonora de una velada que dará comienzo a las 23.30 horas. En la cita, también acudirán con vestido de fiesta los temas más conocidos de los 50. Porque la palabra “guateque” era   sinónimo de fiesta, un grupo de amigos curtidos en batallas como Nonito Pereira, Fernando Esclusa y Pepe Méndez organizarán el evento con el único objetivo de “pasar la tarde en armonía”.
De esta forma, los que lo vivieron recordarán in situ como aquella discoteca móvil con el “pick up” de la maleta de un lado para otro, les dio la vida hace unas décadas, siendo la actividad más importante de unos 60 donde la copla y la recopla dieron paso a lo que bautizaron como “música joven”, impregnada de aires frescos musicales.
Abrazándose al rock and roll, los jóvenes vieron cómo nacían delante de sus narices grupos históricos, capaces de producir canciones que hoy son himnos para todas las edades. En “El Pequeño Guateque” sonarán retazos de la biografía musical de aquella época. Será en directo, de la mano de Los Fabulosos. Ellos serán los encargados de poner sobre la pista hits imborrables para dar paso a una sesión de pinchadiscos que completará el barrido sobre los 60 en un programa “apto para todos los públicos”.
Dicen los organizadores que no habrá mejor forma de empezar el año que con las canciones de siempre, las que no tienen fecha de caducidad como los yogures. Estas funcionarán como pastillas que avivarán el recuerdo en una sala donde se podrán disfrutar de pie o sentado. Las entradas cuestan ocho euros y para los que quieran mesa, el precio subirá a diez euros.
En este sentido, uno de los impulsores, Nonito Pereira, hablaba en su libro “Historias, histerias y andanzas musicales” del fenómeno en una ciudad con vidilla, en la que “los jóvenes hacíamos nuestros pinitos musicales a imagen y semejanza de lo que nos llegaba de afuera”. Recordaba el experto la existencia de bandas como Los Key, Los Samar’s y Los Sombras cuando La Solana, El Moderno de Sada o El Seijal eran entonces lugares de devoción para los de su generación.

La sala Garufa Club revivirá la magia de los guateques con el directo de Los Fabulosos

Te puede interesar