Los terroristas de la Rambla y Cambrils pidieron un crédito para comprar explosivos

Varios ramos de flores recuerdan a las víctimas meses después del ataque terrorista | quique garcía (efe)
|

Varios miembros de la célula terrorista del 17-A pidieron un mes antes de los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) créditos rápidos para poder comprar supuestamente las sustancias precursoras con las que fabricar los explosivos, en algunos casos utilizando nombres falsos.
Así lo apunta la Comisaría General de Información de los Mossos en un informe, que figura en los 21 tomos del sumario de la investigación de los atentados del 17-A sobre los que el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu levantó el secreto.
A raíz de este informe, el juez Andreu ordenó en un auto del pasado 18 de junio que las financieras con las que supuestamente habían mantenido contacto los terroristas –Cofidis, Moneyman.es y DineroRapid– aporten toda la documentación relativa a los préstamos concedidos a los miembros de la célula, con el objetivo de “conocer todos los canales de financiación” de los investigados.
En concreto, según los Mossos, uno de los terroristas abatidos en Cambrils, Mohamed Hichamy, realizó cuatro llamadas a Cofidis entre el 4 y el 8 de julio de 2017, según se desprende del estudio del registro de su teléfono móvil.
Teniendo en cuenta que la financiera Cofidis “ofrece dinero a crédito de una manera muy rápida”, según los Mossos, “todo parece indicar que la voluntad de Mohamed Hichami era conseguir dinero a crédito (evidente para no ser retornado) con la finalidad de adquirir las sustancias precursoras para la fabricación de los explosivos, como así se ha constado que hicieron”.
Asimismo, resaltan los Mossos, tanto Hicham Aouyaaqoub –hermano de Younes y de otro de los terroristas abatidos en Cambrils–, y Rachid Oukabir –hermano de dos de los integrantes de la célula, Moussa, abatido en Cambrils, y Driss, uno de los encarcelados– también solicitaron préstamos a la misma entidad, “que bien pudieran obedecer a esta misma estrategia”.
Por otra parte, uno de los vídeos recuperados muestra a Mohamed Hichamy, uno de los terroristas abatidos en esa localidad tarraconense mientras afirma soltando una carcajada: “Qué sepáis que Alá, alabado sea, os ha preparado a los muyahidines de Ripoll, si Dios quiere hasta París”. El un vídeo fue grabado el 13 de agosto en un vehículo, que se cree es el mismo que usaron los terroristas en Cambrils.
“Os destrozaremos si Dios quiere”, promete también Hichamy en ese mismo vídeo, en el que le acompaña Youssef Allal, también muerto en Cambrils, y que interviene con un “¡Oh enemigos de Alá! ¡Oh enemigos de Alá! ¡Vendremos a por vosotros con hombres... con hombres...!”. Junto a ellos dos, los Mossos hablan de un “acompañante del asiento trasero”, cuya identidad no queda desvelada.
“El señor Hichamy se califica a sí mismo y a sus compañeros como los muyahidines de Ripoll y da a entender que piensan extender sus acciones hasta París, hecho perfectamente compatible con los hechos analizados”, destacan los Mossos.
Ese otro hecho “compatible”, según el informe policial, es el viaje que hizo una parte de la célula terrorista a París el 13 de agosto de 2017, 4 días antes de los atentados, “para realizar un estudio operativo de los alrededores del monumento de la Torre Eiffel, con la intención de atentar contra ella”.

Inspirados por Bataclán
Los terroristas tomaron como inspiración el atentado de 2015 a la sala Bataclán, en París, y fijaron como posibles objetivos discotecas y festivales de Barcelona y Benicasim por ser ejemplo del modo de vida occidental que distrae a los musulmanes de sus “verdaderas preocupaciones”.
Lo evidencian las numerosas búsquedas que realizaron por internet de varios locales de ocio y festivales. A través del análisis del contenido de un móvil hallado en las ruinas del chalé de Alcanar.
En concreto, buscaron el aforo de la discoteca Colossos (ubicada en Lloret de Mar), de 1.800 personas, parecido a la sala Bataclán, objetivo del atentado del Dáesh el 13 de enero de 2015 en París y que contaba con unos 1.500 asistentes, lo que lleva a pensar a los investigadores que este ataque pudo “inspirar a los terroristas a buscar objetivos del mismo calibre”.
Además, realizaron 43 búsquedas en internet sobre la Sagrada Familia en apenas media hora, además de consultar “monumentos bonitos en Barcelona” o “todo sobre el Betis vs Barcelona”.
Sin embargo, la explosión del chalé de Alcanar (Tarragona), donde estaban preparando el ataque y en la que murieron dos terroristas, precipitó los hechos y les obligó finalmente a actuar a la desesperada. l

Los terroristas de la Rambla y Cambrils pidieron un crédito para comprar explosivos