El Ayuntamiento admite que parte del alumbrado público carece de contrato

Varios puntos de luz irregulares están en el centro de Arteixo aitana vidal
|

José Ramón Amado, concejal de Obras, ha decidido poner punto y final a lo que considera una “falta de gestión total” en lo que al alumbrado público se refiere. Para ello, y según explica, el gobierno local tiene la intención de regular 25 puntos de luz “que no tenían contrato”, aunque reconoce que todavía “son más”. De momento, pondrá un contador a puntos como la avenida de Os Bosques o el colegio Arteixo. Expone que esta irregularidad tiene parejo el “riesgo de que Fenosa corte la luz”.

El Ayuntamiento está mirando “línea por línea” para establecer el verdadero consumo que tiene cada una, con el objetivo de acercar lo máximo posible a la realidad el contrato de la luz, y, por tanto, la factura, señala.

Una primera toma de contacto y con ella, la medida número uno, llegó con la revisión del contrato de la mitad de los puntos de luz. Esta primera adjudicación estableció una partida de 500.000 euros anuales, frente a los 700.000 habituales.

El consumo se está estudiando “línea por línea” para lograr reducir la factura energética

No obstante, Amado también explica que, una vez que terminen de revisar toda la instalación eléctrica municipal, las previsiones son que si antes la factura total de la luz ascendía a un millón de euros, el gobierno local tenga que abonar 200.000 euros más.

 Auditoría > A pesar de que el total ascenderá a 1,2 millones de euros, el Ayuntamiento confía en reducir hasta los “800.000 euros” esta partida gracias al “mercado libre” y a una segunda adjudicación del contrato de la luz.

Pero, para conseguir este ahorro, el Ayuntamiento quiere realizar una auditoría energética. Explica Amado, que se dan ciertas curiosidades en este punto.

Por ejemplo, a pesar de que el centro tecnológico arteixán estuvo prácticamente sin uso durante años, la factura mensual de la luz ascendía a unos 4.000 euros. “Estaba duplicada la potencia” que requería, se exaspera el edil. Otra de las instalaciones municipales que han entrado en esta primera revisión es la piscina municipal, que también se ha equilibrado.

El cálculo municipal es que el Ayuntamiento tenía contratados 200 kilovatios más de los que necesitaba. “Esto es un escándalo”, apunta el concejal.

En el caso contrario se encuentra la zona de Uxes. Preguntado en el último pleno por las bajadas de tensión que se producen en el núcleo cada vez que llueve en abundancia, el concejal de Obras explicó que una empresa externa realizó una instalación que no se vigiló, por parte de la administración local, con el rigor que se necesitaba esta actuación. El resultado, “la potencia no coincide con las luminarias”, subrayó el concejal.

Por último, la intención de Amado es revisar todos los “proyectos” que se tienen sobre la mesa relacionados con este tema y se incluirá que las ejecuciones que se hagan incluyan “el pintado de las calzadas”, concluye.

 

El Ayuntamiento admite que parte del alumbrado público carece de contrato