Sánchez se inclina por alargar la legislatura hasta la primavera del año que viene como mínimo

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez | efe
|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se inclina por prolongar la legislatura al menos hasta la primavera de 2019 y confía en recabar el apoyo de las fuerzas de izquierda a su proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019, que está decidido a presentar aunque no tenga garantizado al 100% su aprobación, según fuentes del entorno más próximo al presidente.

Sánchez ve posible alargar la legislatura más allá de la primavera de 2019, porque no vincula un eventual fracaso en la aprobación de los Presupuestos con la obligación de adelantar los comicios. Las mayores dudas están en el PDeCat, aunque en el equipo del presidente se apela al espíritu más pragmático de los herederos de la antigua Convergencia.

La semana próxima será clave para que se vayan despejando algunas incógnitas. Si, como apuntan algunos indicios, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, adelanta las elecciones andaluzas al domingo 2 de diciembre –para convocar en esa fecha tiene de margen hasta este próximo martes– esa decisión alejaría el escenario de un adelanto de las generales al menos hasta la primavera de 2019, porque Sánchez no va a convocar las generales pegadas a las andaluzas.

Los colaboradores de Sánchez  subrayan que el presidente está decidido a intentar agotar la legislatura porque no formó un gabinete solvente que logró una gran aceptación entre la ciudadanía para “disolver a los cuatro días”, razonan en La Moncloa. Y la amenaza del president de la Generalitat, Quim Torra, de que retirará el apoyo a Sánchez si este no presenta en un mes un proyecto de referéndum de autodeterminación no es motivo para adelantar las generales, consideran en La Moncloa.

En primer lugar, porque la situación en Cataluña no es tan grave como para desestabilizar el resto del país. El Gobierno viene subrayando estos días que el Ejecutivo de Torra no incurrió por el momento en ninguna ilegalidad y accedió a canalizar sus demandas a través de los cauces previstos para ello, como las comisiones bilaterales con el Ejecutivo español reactivadas con Sánchez tras años paradas.

La amenaza de Torra fue desautorizada por ERC y miembros del PDeCat. JxCat y ERC presentaron un día después del ultimátum de Torra una propuesta en el Parlament instando al Govern a explorar vías de diálogo.

Sánchez se inclina por alargar la legislatura hasta la primavera del año que viene como mínimo